Tokio. El índice Nikkei de la bolsa de Tokio cerró este miércoles con un descenso del 0,2%, presionado por las preocupaciones originadas por un yen más fuerte y por las dudas respecto a la recuperación económica estadounidense.

Mientras los registros estadísticos sugieren que las recientes caídas en el Nikkei podrían estar llegando a su fin, varios indicadores económicos estadounidenses -entre ellos el inicio de construcción de viviendas- mantienen a los inversores cautelosos y sólo unos pocos siguen comprando activamente.

El clima bajista estuvo marcado por un mercado pendiente de algunos acontecimientos importantes que se esperan esta semana, entre ellos los resultados de las pruebas de tensión de los bancos.

El índice Nikkei perdió 21,63 puntos, o 0,23%, y cerró en 9.278,83, borrando ligeras ganancias tempranas. El más amplio Topix cayó 0,4%.

El mercado está esperando también el informe semestral del presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, que hablará miércoles y jueves ante el Congreso de Estados Unidos.