Tokio. El índice Nikkei de la Bolsa de Tokio cerró a un mínimo de siete semanas este viernes ante unos resultados desalentadores de empresas como Sharp y una aceleración del impulso bajista tras la ruptura de un nivel de soporte clave.

Los inversores se mostraron predispuestos a reducir sus posiciones largas antes del fin de semana y de una serie de resultados que se conocerán después del cierre del mercado.

El sentimiento técnico hacia el Nikkei empeoraba al perder el nivel técnico de 9.300 puntos por primera vez desde el 15 de septiembre.

El índice Nikkei cerró con baja de 163,58 puntos, un 1,75%, a 9.202,45 tras abrir a 9.327,25 y oscilar entre 9.179,15 y 9.337,92.