Tokio. El índice Nikkei de la Bolsa de Tokio cerró este miércoles en un máximo de nueve meses por encima de los 10.800 puntos ayudado por un yen más débil, con la subida del referencial alentando a los inversores extranjeros a ampliar sus compras de acciones financieras.

El índice, que vio su tercera sesión seguida de alzas, ha subido cerca de un 18% desde noviembre.

"Un yen más débil ya no sólo significa 'compras de exportadoras', significa 'comprar Japón' y por eso no sólo vemos fuertes entradas en las acciones más importantes, sino en valores lastrados por la demanda interna", dijo Masayoshi Okamoto, de Jujiya Securities.

El Nikkei cerró la sesión con una subida de un 0,6% a 10.808,29 puntos, tras haber alcanzado un máximo intradiario de 10.842,31, su mayor nivel desde el 6 de mayo de 2010.

El índice ampliado Topix subió un 0,5% a 967,30 puntos.