Tokio. El índice Nikkei de la bolsa de Tokio cerró casi plano este lunes presionado por el yen, que se mantuvo cerca de máximos de 15 años contra el dólar, mientras los inversores se volvían más cautos ante los resultados de los bancos estadounidenses y de las compañías locales.

El mercado tampoco logró encontrar un rumbo claro debido a una escasez de incentivos inmediatos, y los inversores esperan obtener alguna pista en la próxima reunión del Grupo de los 20 esta semana y en el encuentro de política monetaria de la Reserva Federal el próximo mes.

El índice Nikkei perdió 1,76 puntos y cerró en 9.498,49, mientras que el Topix subió un 0,5%.

"El Nikkei posiblemente se mueva en una banda estrecha en torno a los 9.500 puntos. El foco está en el yen pero el mercado cambiario seguirá nervioso en vísperas de la reunión del G20 este fin de semana", dijo Masayoshi Yano, analista de mercado de Meiwa Securities.

El yen se negociaba a 81,20 unidades por dólar, manteniéndose cerca del máximo de 15 años a 80,88 unidades registrado la semana pasada.