Tokio. La bolsa de Tokio cerró casi plana este jueves después de tocar un máximo de cinco semanas, al no replegarse el yen tanto como habían esperado algunos participantes del mercado.

El índice Nikkei cerró con una baja de 7,06 puntos, o un 0,07%, a 9.509,50. El más amplio Topix perdió un 0,5%.

El retroceso del yen desde máximos en 15 años contra el dólar, debido a la primera intervención de Japón en los mercados cambiarios en seis años, provocó una subida de más del 2% en el Nikkei, empujando a acciones tanto de exportadoras como de firmas tecnológicas y automotrices.

"El retroceso del yen no ha sido tan grande como esperaba el mercado, (pues) el dólar no ha llegado aún a 86 yenes, y el yen sigue estando fuerte. Eso pesó sobre acciones que habían sido impulsadas por coberturas en corto. No está entrando dinero fresco realmente", dijo Mitsushige Akino, administrador de fondos de Ichiyoshi Investment Management Co.

"Los inversores son escépticos acerca de la efectividad de la intervención pues fue una acción en solitario y la reunión de la Fed está en el horizonte. Si la Fed decide sobre una mayor relajación cuantitativa, por ejemplo, eso podría llevar a que el yen se vuelva a apreciar", agregó Akino.

El dólar se negociaba a 85,40 yenes, tras tocar este miércoles un mínimo en 15 años a menos de 83 yenes antes de la intervención japonesa en el mercado cambiario.