El índice Nikkei de la bolsa de Tokio subió el miércoles un 1,2% después de tocar un mínimo de 16 meses, apoyado por el yen, que puso freno a su reciente subida tras el rebote del sector manufacturero chino, y por un crecimiento por encima de lo previsto en Australia.

Los participantes señalaron que otras noticias favorables fueron el ligero repunte del dólar contra el yen después de que Ichiro Ozawa, que disputa el liderazgo del partido al primer ministro Naoto Kan, dijera que adoptaría medidas, incluyendo una intervención cambiaria, si el yen sube rápidamente.

"Los inversores recibieron con agrado las señales de un freno en el avance del yen contra el dólar (...) luego de que los datos de crecimiento de Australia mostraron una mejoría y los datos en China fueron fuertes", dijo Hiroaki Kuramochi, de Tokai Tokyo Securities.

"El comentario de Ozawa sobre una intervención es probablemente un factor positivo adicional, pero los principales catalizadores para las ganancias de las acciones son las señales de un freno en el rápido avance del yen y el sólido desempeño de otras bolsas asiáticas", agregó.

El índice Nikkei cerró con alza de 102,96 puntos, un 1,17%, a 8.927,02, tras haber caído más temprano a 8.796,45, su nivel más bajo desde abril del 2009, ayudado por lo que algunos dijeron eran compras de inversores institucionales domésticos en esos niveles mínimos.

El más amplio Topix subió un 0,8%.

El índice oficial de gerentes de compra en China subió a 51,7 en agosto desde mínimos de 17 meses en 51,2 en julio, mientras que la economía de Australia creció más que lo esperado un 1,2% en el segundo trimestre.

En tanto, el dólar repuntaba un 0,3%, a 84,47 yenes.