Tokio. El índice Nikkei de la Bolsa de Tokio subió este martes por una cobertura de posiciones cortas tras las pérdidas de la sesión anterior, pero las subidas futuras probablemente sean trabajosas debido a las preocupaciones sobre Oriente Medio y los precios del petróleo.

Dos grandes operaciones recibieron el beneplácito de los inversores: la venta por parte de Hitachi de sus operaciones de disk drive a Western Digital por US$4.300 millones, mientras que Terumo Corp avanzó por la compra de CaridianBCT, empresa de equipo médico, por US$2.600 millones.

A pesar de la subida de alrededor de un 20% de los precios del petróleo en las dos últimas, las acciones japonesas se han mostrado resistentes y la semana pasada el Nikkei sumó un 1,6%.

"Si el petróleo sigue en una zona de US$100-US$120 el barril durante medio año, la economía global podría experimentar una severa desaceleración, alejando a los inversores de las acciones, así que todo depende ahora de Oriente Medio", dijo Koichi Ogawa, gestor de cartera de Daiwa SB Investments.

El Nikkei cerró con un alza de 20,17 puntos, un 0,19%, a 10.525,19.