Tokio. El índice Nikkei de la bolsa de Tokio subió un 1,6% este viernes, ayudado por lo que algunos operadores dijeron eran unas compras de futuros y una ligera caída del yen contra el dólar.

Las cifras mejores a lo esperado de pedidos de beneficio por desempleo y de comercio en Estados Unidos también sumaban confianza a los inversores, dijeron operadores, y las principales exportadoras lideraron el avance del índice referencial.

Pero el Nikkei recortó parte de las ganancias hacia el final de la sesión cuando las acciones chinas retrocedieron y la cautela prevaleció en vísperas de cambios en la regulación bancaria que se efectuarán durante el fin de semana.

El índice Nikkei cerró el día con una ganancia de 140,78 puntos, a 9.239,17, alejándose un poco más del mínimo de 16 meses que tocó el 1 de septiembre a 8.796,45. El índice ganó un 1,4% en la semana.

El más amplio Topix subió un 0,8%.

"Datos optimistas y el yen empujaron a las acciones temprano. Pero un descenso en las acciones chinas y cautela ante los eventos del fin de semana frenaron la subida por la tarde", dijo Yumi Nishimura, vice gerente general de Daiwa Securities Capital Markets.

"Hay cierta cautela porque China decidió difundir datos durante el fin de semana en lugar de hacerlo la próxima. Los inversores también quieren ver cómo terminan las nuevas regulaciones bancarias", agregó.

Pekín adelantó la difusión de datos económicos cruciales al sábado desde el lunes, generando especulaciones acerca de que los números podrían disparar una reacción en los mercados financieros.