Brasilia. Brasil no puede permitirse reducir impuestos porque carece de "flexibilidad" fiscal, dijo este lunes el ministro de Hacienda, Eduardo Guardia, en el marco de los esfuerzos del Gobierno por abordar los elevados precios de los combustibles que han generado protestas.

Este viernes, el ministro de Energía y Minas Wellington Moreira Franco dijo que el Gobierno estaba discutiendo la posibilidad de recortar impuestos para disminuir el costo de los combustibles, que han aumentado en casi 50% en las refinerías brasileñas en menos de un año.

Pero este lunes Guardia dijo a periodistas que las autoridades económicas deberían actuar "cuidadosamente" en vista de las dificultades para manejar el creciente déficit del presupuesto. Afirmó que aún no se ha tomado una decisión sobre la materia.

"Estamos trabajando duro para promover la consolidación fiscal sin un incremento de impuestos (...) pero por supuesto que no podemos permitirnos reducir la recaudación fiscal en estos momentos", sostuvo Guardia.

Conductores de camiones bloquearon importantes autopistas en la capital del principal estado productor de granos de Brasil en protesta por el incremento de los precios de combustibles, impactando el tránsito en 12 estados más.

La estatal brasileña Petrobras SA está ajustando los precios domésticos de los combustibles en base diaria para reflejar el alza del petróleo en el mercado internacional, revirtiendo años de costosos subsidios que ayudaron a incrementar la deuda del país sudamericano.