Brasilia. El nominado a la jefatura del Banco Central de Brasil, Ilan Goldfajn, dijo este martes que la inflación baja es clave para impulsar las inversiones y lograr la recuperación de una economía sumida en la peor recesión de su historia.

Goldfajn habló a los senadores del comité de asuntos económicos en una audiencia. Si es confirmado por el comité, el pleno del Senado tendría que ratificar su nominación.

El presidente interino Michel Temer, quien reemplazó a la presidenta Dilma Rousseff que enfrenta un juicio por supuestas infracciones a las leyes presupuestarias, ha escogido a economistas pro mercados para puestos clave, en un intento por recuperar la confianza de los mercados.

Temer, un abogado constitucional y vicepresidente de Rousseff, prometió que abandonará años de intervención estatal en favor de políticas más abiertas a los negocios para sacar a la economía de su peor recesión en un siglo.

Goldfajn, que fue el director de política económica del Banco Central entre 2000 y 2003, afirmó que buscará cumplir "completamente" con el objetivo del banco de llevar la inflación de vuelta al centro de la meta oficial de 4,5% anual, que ha incumplido en los últimos cinco años.

El economista nacido en Israel también dijo que trabajará para reconstruir el marco "trípode" sobre el que descansa la política económica de baja inflación, tipo de cambio flotante y responsabilidad fiscal, que produjeron años de fuerte crecimiento económico.

El martes, el Banco Central, bajo la presidencia de Alexandre Tombini, inició su reunión de política monetaria de dos días para decidir sobre su tasa de interés referencial, Selic.

No está claro si Goldfajn, ex economista jefe del Banco Itaú Unibanco, participará en la reunión, en la que se prevé que el banco mantenga la tasa Selic cerca de un máximo de 10 años de 14,25%, dado que la inflación permanece sobre la meta.