Washington. La nueva directora gerente del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde, prometió este miércoles seguir adelante con las reformas que le den a las economías emergentes de rápido crecimiento una mayor influencia dentro del organismo.

En su primera conferencia de prensa tras asumir el martes la titularidad del FMI, Lagarde reconoció una gama de asuntos inmediatos que enfrenta el fondo, incluyendo la crisis de deuda de Europa, pero también indicó que estaba enfocada en la necesidad de que el FMI cambie con los tiempos.

Lagarde declaró que instituciones como el FMI deben reflejar de mejor manera el cambio en los equilibrios de poder en la economía global y dijo que la idea de crear un puesto alto en el fondo para dar un perfil más elevado al mundo emergente "no era una mala idea".

"El mundo va a seguir cambiando. Tenemos estas placas tectónicas que se están moviendo en este momento y eso necesita reflejarse en la composición de la gobernanza y del personal del fondo", afirmó.

Lagarde obtuvo el máximo cargo del FMI luego de que su predecesor, Dominique Strauss-Kahn, dimitiera en mayo para enfrentar acusaciones de agresión sexual contra una mucama de un hotel en Nueva York.

Strauss-Kahn niega los cargos y el caso parece estar por caer ante las dudas sobre la credibilidad de la acusadora.

Lagarde no quiso comentar la situación de Strauss-Kahn pese a reiteradas preguntas.

La ronda de preguntas del masivo evento se volvía pesada a ratos, en parte debido a las circunstancias en que se produjo su acceso al liderazgo del FMI.

Algunos mercados emergentes querían que el cargo fuera asumido por uno de sus miembros, en vez de seguir con la tradición de que un europeo liderara el organismo mundial.

Lagarde, una ex ministra de Economía francesa con estudios de abogada corporativa, pero no una economista, fue consultada directamente si estaba calificada para el puesto, que entre otras cosas involucra decidir el desembolso de decenas de miles de millones de dólares a países en necesidad.

"No voy a alardear de mis calificaciones o falta de calificaciones. Creo que en la cancha se ven los gallos, como dicen," indicó Lagarde. "Veremos cómo resulta".

Agenda de Reforma.

La nueva directora del fondo dijo que las naciones del FMI debían terminar las reformas acordadas en el 2010 para darle a los países en desarrollo más poder dentro de la institución.

"Pero eso debería reflejarse además en nuestras políticas de empleo, en nuestras políticas de capacitación, en la forma en que construimos equipos, en la forma en que organizamos la contratación de personal, de manera que las personas no sean clones de las otras", dijo Lagarde.

Lagarde reconoció que entre los asuntos más preocupantes que enfrenta está la crisis de deuda europea, que ha requerido rescates para Irlanda, Portugal y Grecia. También confirmó que la junta del FMI se reunirá el viernes para considerar el desembolso de fondos para Grecia.

También señaló que otro asunto sensible a tratar era el aumento del flujo de capitales hacia los mercados emergentes, que creaba el riesgo de burbujas de activos y de perturbar los mercados de tipo de cambio.

Si bien admitió que la recuperación de la economía era desigual, intentó dejar claro que no corría peligro.

"Cuando miramos nuestras proyecciones de crecimiento para el 2011, 2012, claramente vemos que estamos repuntando y que las cosas están mejorando al compararlo con la situación del 2009, en plena crisis", sostuvo.