El designado ministro de Economía argentino, Hernán Lorenzino, destacó el proceso de reestructuración de deuda que se llevó adelante a partir de 2003, e indicó la necesidad de aportar nuevas ideas que puedan debatirse en los organismos internacionales.

"Argentina atravesó una restructuración de deuda soberana sin precedentes, con una importante participación del sector privado, atendiendo intereses en juego, demostrando que se llega a resultados satisfactorios para la gente y los distintos involucrados en este tipo de procesos", señaló Lorenzino.

Lo expresó durante la apertura de un seminario internacional sobre la restructuración de la deuda soberana, que se realiza en esta capital.