Más endeudamiento interno y devaluación acelerada del lempira generará el incremento en 20,000 millones de lempiras (US$1.017 milones) al Presupuesto General de la República para 2013, expusieron empresarios en diversa reuniones efectuadas en la capital.

El tema fue abordado con especial interés durante la sesión semanal de la Asociación Nacional de Industriales (Andi) en donde se cuestionó las posibles fuentes de financiamiento de este instrumento de desarrollo.  El presidente de la Andi, Adolfo Facussé, expresó que analizaron con especial preocupación que el gobierno envió al Congreso Nacional un presupuesto por 164, 925 millones de lempiras que es irreal e insostenible a menos que se contrate más deuda interna o se devalúe la moneda de una manera acelerada.

Según el empresariado, durante la ejecución del presente año se ha incrementado el presupuesto en 10,000 millones de lempiras. “Ahora se nos debe decir de dónde saldrán los recursos para cubrir los 20,000 millones de lempiras, aunque, el gobierno sostiene que se financiará con recursos extranjeros”, expresó el industrial.

Facussé preguntó a las autoridades de Finanzas qué entidad del mundo en este momento le brindará o financiará a Honduras estos recursos, cuando el gobierno carece de un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI). Se mostró escéptico a que el gobierno imponga nuevas cargas tributarias, porque sería un “horror” elevar el monto de los tributos para cubrir el incremento presupuestario. Sería difícil, añadió, que contribuyan la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENEE), el Servicio Autónomo Nacional de Acueductos y Alcantarillados (SANAA) o la Empresa Hondureña de Telecomunicaciones (Hondutel).

“Estas empresas estatales están reventadas y por esta razón, Hondutel ya no puede transferir los 1,000 a 2,000 millones de lempiras anuales” que en años anteriores hacía al gobierno, comparó.

La única manera que la estatal telefónica  aporte al presupuesto los 500 millones de lempiras estimados para 2013 es vía incremento tarifario que los sacaría de competencia respecto a los operadores móviles.   Lamentó que la Empresa Nacional Portuaria (ENP), entregó el año pasado 50 millones de lempiras y al final del período reportó pérdidas por primera vez en su historia. “Creemos -continuó- que en el caso de ser este el Presupuesto General de la República definitivo, se aleja la posibilidad de llegar a un acuerdo con el FMI, se perderán las facilidades de financiamiento fresco y las donaciones, así como se cierran las puertas para nuevos créditos brindados por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el Banco Mundial”, indicó.

El secretario de Planificación, Julio Raudales, expuso en su momento, que los organismos internacionales continuarán con el financiamiento de proyectos de infraestructura en el país, pese a no tener aún convenio suscrito con el FMI. 

“El Fondo le da la facultad al gobierno de tener algo así como una tarjeta de crédito para utilizar los recursos internacionales en los temas que estime como prioritarios”. A esta opción, continuó, se le denomina apoyo presupuestario y en el caso de Honduras se estima en cerca de US$130 millones que están retenidos hasta que se cristalice este convenio.

Optimismo

Para el presidente de la Andi este presupuesto puede tratarse de un señuelo mientras se define qué corriente del Partido Nacional ganará las elecciones internas a efectuarse en noviembre próximo. Luego, el gobierno, lo reformulará y lo reenviará a la Cámara Legislativa para su aprobación,  bajo los parámetros económicos que permitan suscribir un acuerdo con el FMI. “Creo que se despedirán a los activistas de la corriente perdedora”, adujo.