Caracas. Con tres días de operación y US$31,4 millones negociados, el nuevo mercado alternativo de divisas, regulado y administrado por el Banco Central de Venezuela (BCV), funcionó sin parámetros claros en cuanto a la aprobación de las solicitudes.

La banca nacional manifestó su máxima disposición para colaborar y participar en este nuevo esquema cambiario, incluso desprendiéndose de sus posiciones en dólares, pero con un sólo instructivo oficial y formal, se les hizo difícil explicarle a la gente el funcionamiento de este nuevo sistema.

En las agencias bancarias la información suministrada a las personas (naturales o jurídicas) interesadas en acceder a este nuevo Sistema de Transacciones de Títulos en Moneda Extranjera (Sitme) es confusa, escasa y distinta en cada oficina.

Lo que se le está solicitando al cliente interesado es: original y copia de cédula de identidad y RIF; ser un usuario con antigüedad de por lo menos tres meses en la institución; y especificar cuál es el interés de la petición de divisas y el monto que demandará.

Esto si el interesado tiene suerte, porque en otras oficinas tan sólo es enviado a la sede principal porque "seguramente obtendrá información", como indicó una ejecutiva en una de las agencias bancarias visitadas comparte de un trabajo de campo.

En efecto, desde que el presidente del BCV, Nelson Merentes, dio inicio a las operaciones del nuevo mercado cambiario, sólo indicó que el ente emisor aprobaría las solicitudes que se dieran por "necesidades específicas" o para importadores. Pero no hubo parámetros precisos sobre montos por destino o fin de las solicitudes.

Mientras, los montos negociados por el BCV se aprobaron bajo los criterios internos y desconocidos que el ente emisor determine como "necesidad".

Entidades en proceso. Según fuentes vinculadas al sector, este lunes los bancos tendrían el instructivo oficial con las pautas o ponderaciones para las órdenes de compra que pueden introducir las personas naturales y jurídicas, más allá del mínimo para participar estipulado de 1.000 dólares.

Según indicó la Asociación Bancaria de Venezuela la semana pasada, por lo menos 50% del sistema, conformado hoy por 49 entidades, participó en el Sitme en su apertura. Y para el viernes, esperaba que toda la banca estuviera incorporada.

Tesoreros del sector consultados indicaban que alrededor de 20 bancos estaban participando. El primer día, las entidades que introdujeron órdenes de compra al BCV, procesaban entre 15 y 30 solicitudes, dependiendo del tamaño de la entidad. Pero el viernes el número ya había aumentado a unas 60 al día, por lo menos en algunas de las entidades más grandes