El objetivo doble del Banco Mundial de erradicar la pobreza extrema para el 2030 y promover la prosperidad compartida será el objetivo central que guía al nuevo vicepresidente del organismo multilateral, Jorge Familiar, un mexicano que se convierte en el primer latinoamericano en ocupar el puesto en 30 años.

En ambos frentes la región está un paso por delante. A partir de 2003, la pobreza extrema se redujo a la mitad llegando a 12% y – a diferencia de otras regiones del mundo– el ingreso del 40 por ciento más pobre de América Latina mejoró a un ritmo mayor que el ingreso del resto, según el Banco Mundial.

Familiar estará a cargo de una cartera de proyectos en curso, asistencia técnica y donaciones de más de US$30.000 millones.

“Es un honor para mí asumir esta nueva responsabilidad en un momento clave para la región”, dijo Familiar y añadió que “habiendo observado de cerca el exitoso progreso económico y social de la región en la última década, no cabe duda que en estos días los ojos del mundo están puestos en América Latina, y por muy buenas razones”.

Para Familiar, el Banco Mundial se ha vuelto un socio cada vez más próximo a sus clientes, apoyando sus solicitudes y proporcionando soluciones integrales innovadoras a los desafíos actuales de la región. “Nuestra tarea ahora es seguir profundizando esta relación sobre la base de los logros obtenidos por la región en esta década. Sin dudas, aún falta camino por recorrer para mantener y expandir lo alcanzado y estamos listos para apoyar el esfuerzo de los países”, agregó.

Peso de la región

La región representa más del 30% del total de préstamos del Banco Mundial otorgados a través del Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF), que atiende a países de ingreso medio. Se espera que en este ejercicio fiscal el grupo del Banco Mundial otorgue alrededor de US$11.000 millones en nuevos préstamos, incluyendo los que proporciona la Corporación Financiera Internacional (IFC, por sus siglas en inglés) al sector privado.

El Banco Mundial brinda servicios a 31 países de ALC, hogar de más de 540 millones de personas. “Desde seguros climáticos o líneas de crédito contingentes relacionadas con desastres naturales hasta conocimientos y asistencia técnica de avanzada, estamos adaptando nuestros servicios para servir de la mejor manera las necesidades de nuestros clientes en la región”, agregó que trabaja en el organismo multilateral desde el 2010.