Seúl. En un claro mensaje a otros líderes del Grupo de los 20, el presidente estadounidense, Barack Obama, dijo este jueves que la mejor manera de controlar el enorme déficit fiscal de su país es ayudando a que la economía crezca más rápido.

"Lo más importante que podemos hacer para reducir nuestra deuda y nuestros déficits es crecer", afirmó Obama en sus primeras declaraciones públicas tras las audaces recomendaciones que formuló el miércoles un panel de expertos creado por la Casa Blanca para ofrecer soluciones al déficit.

Obama se ha visto obligado a defender las políticas estadounidenses, que se consideran están inflando el déficit fiscal del país, en momentos en que otras economías, como Alemania y Gran Bretaña, realizan fuertes recortes al gasto.

Las autoridades estadounidenses creen que sería incorrecto aplicar un ajuste mientras la economía global siga frágil.

Obama dijo que incrementos modestos en la actividad económica podrían tener beneficios fiscales a gran escala.

"Incrementamos nuestro crecimiento económico en un punto porcentual, y con el tiempo eso podría tener un impacto igual que si se eliminaran los recortes de impuestos de (el ex presidente George W.) Bush", señaló.

Controversial propuesta de recortes. El copresidente de la comisión presidencial para reducir el déficit presupuestario propuso este miércoles reducir los beneficios y elevar la edad de jubilación en Estados Unidos, entre una serie de cambios en los impuestos y el gasto.

Obama, que evitó referirse al informe hasta que la versión final llegue a su despacho, dijo que el debate se había distorsionado durante la campaña para las elecciones legislativas y llamó a una discusión medida y cautelosa sobre el tema.

"Antes de que alguien comience a criticar las propuestas, pienso que necesitamos escuchar, reunir todas las evidencias. Pienso que tenemos que ser sinceros con el pueblo estadounidense", dijo el mandatario durante una conferencia de prensa con su par de Corea del Sur, Lee Myung-bak, en un alto de la cumbre del G-20.

Obama aseguró que estaba preparado para tomar decisiones difíciles, siempre y cuando los costos políticos fueran compartidos en forma equitativa.

"Creé esta comisión precisamente porque estoy preparado para tomar decisiones difíciles. No puedo hacerlo solo. Voy a necesitar que el Congreso trabaje conmigo. La única forma de tomar esas decisiones difíciles históricamente ha sido si ambos partidos están dispuestos a avanzar juntos", dijo.

Obama se reunió también en el marco de la cumbre con el presidente chino, Hu Jintao, con quien Estados Unidos mantiene una puja por el bajo valor del tipo de cambio del país asiático.

El mandatario estadounidense dijo que ambos países estaban avanzando en la discusión de temas económicos, pero sólo hizo una breve referencia al polémico tema de la moneda.

"En nuestra condición de dos de las mayores economías del mundo, tenemos una obligación especial para asegurar un equilibrio fuerte y un crecimiento sostenido", declaró Obama.