Washington. El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, no planea realizar este viernes una nueva oferta para evitar las alzas de impuestos y los recortes de gastos que entrarán en vigencia el 1 de enero en una reunión en la Casa Blanca con los líderes del Congreso, dijo una fuente familiarizada con el tema.

En la reunión, Obama le pedirá a los legisladores sostener una votación sobre un plan que permitiría que los impuestos suban para quienes ganan desde US$250.000 anuales, y que extendería los beneficios del seguro de desempleo, según la fuente.

Los participantes de las negociaciones están divididos sobre las posibilidades de éxito. Algunos pocos tienen esperanzas, algunos hablan como si las hubieran abandonado, y un pequeño pero creciente grupo sugiere que el Congreso podría tratar de extender el plazo límite a los dos primeros días de enero.

Con el fin de estar listos para votar si se da forma a un acuerdo, la Cámara de Representantes -donde los republicanos son mayoría- convocó a una sesión el domingo.

Y el líder de la bancada republicana de la Cámara, Eric Cantor, aconsejó a los legisladores estar preparados para reunirse hasta el 2 de enero, el último día antes de la jura del nuevo Congreso elegido el 6 de noviembre.

"No parece que algo muy constructivo vaya a suceder" como resultado de la reunión con Obama, dijo el senador republicano por Tennessee Bob Corker. "Parece más una cuestión de óptica que algo que sea real", agregó.