Tras el reciente traspié en el senado estadounidense que enfrentó su propuesta de reforma financiera,  el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, afirmó hoy que su país debe poner fin a sus "déficit explosivos" para evitar cargar a nuevas generaciones "con una montaña de deuda".

Obama pidió colaboración a demócratas y repúblicanos para cumplir su meta mientras el titular de la Fed, Ben Bernanke, advirtió sobre los peligros que pueden acarrear una economía endeudada.

"Tenemos una obligación frente a las generaciones futuras de abordar los déficit estructurales a largo plazo, que amenazan con perjudicar a nuestra economía y dejar a nuestros hijos y nietos con una montaña de deuda", dijo Obama en la Rosaleda de la Casa Blanca, de acuerdo a ambitofinanciero.com

El presidente hizo su declaración con motivo de la primera reunión de una comisión federal que estudiará las opciones para sanear las cuentas públicas.

Advertencias desde la Fed. En tanto, el presidente de la Reserva Federal (Fed), Ben Bernanke, insistió hoy en la necesidad de recortar el déficit federal estadounidense y señaló que de no hacerlo la economía del país sufrirá un "grave daño".

El responsable de la Fed volvió a instar así a la Casa Blanca y al Congreso a desarrollar un plan para hacer frente a los números rojos del país, que alcanzaron un máximo de 1,4 billones de dólares el año pasado.

Indicó, en ese sentido, que de no diseñar una política eficaz para atajar el déficit, el Gobierno estadounidense se verá forzado a pagar tipos de interés más altos para hacer frente a los pagos correspondientes al servicio de su deuda.

"El camino que tenemos por delante incluye muchas concesiones y elecciones difíciles", afirmó hoy Bernanke en el texto de su discurso ante la comisión creada por el presidente de EE.UU., Barack Obama, para hacer frente al déficit.

Advirtió, de todos modos, que el aplazar esas decisiones y no lograr que las finanzas del país tengan un ritmo sostenible provocará finalmente un "grave daño" a la econo