Washington. El presidente estadounidense, Barack Obama, coincidió con el jefe de la Reserva Federal, Ben Bernanke, respecto a que la economía del país se está fortaleciendo y que se debe acelerar el crecimiento para estimular el empleo.

A la espera del informe de empleo del viernes, que probablemente muestre una leve alza en la desocupación, Obama afirmó que se han visto tendencias positivas en algunos sectores empresariales, pero que los problemas económicos del extranjero estaban teniendo efecto.

"Debido a los problemas que hemos visto en Europa, ahora estamos viendo algunos vientos en contra y alguna inseguridad y nerviosismo por el lado de los mercados y por el lado de las empresas e inversionistas. Y por tanto, todavía tenemos que trabajar sobre eso", dijo Obama a la prensa.

Dos días después de que los líderes del Grupo de las 20 economías desarrolladas y emergentes concluyeran la cumbre de Canadá, Bernanke también destacó la importancia de tener una perspectiva internacional sobre los acontecimientos económicos.

"Lo que está sucediendo en todo el mundo, en los mercados emergentes, en Europa, nos afecta a nosotros aquí en Estados Unidos y es muy importante para nosotros asumir esa perspectiva global a medida que discutimos la economía", dijo.

Regulación  financiera. Obama y Bernanke se reunieron en la Oficina Oval para discutir sobre la economía estadounidense.

Tras el encuentro, el mandatario dijo a los reporteros que la legislación de regulación financiera que espera la aprobación final del Congreso dará seguridad a los mercados y ayudará a los consumidores.

Obama sostuvo que tenía confianza en que "los senadores, ojalá a ambos lados del pasillo, reconozcan que es tiempo de que apliquemos reglas que prevengan los rescates aportados por los contribuyentes y asegurar que no tengamos una crisis financiera que pueda hundir a la economía".

"Y creo que va a haber suficiente interés en llevar adelante la reforma", agregó.

Consultado sobre si la muerte del senador demócrata Robert Byrd esta semana dificultaría la aprobación de la reforma financiera, Obama dijo que consideraba que la muerte de Byrd era la pérdida de un amigo y que no pensaba en ello en términos de las reforma.

Empleos. Obama está bajo presión por crear empleos, mientras el país enfrenta una tasa de desocupación de casi 10% y su partido Demócrata corre el riesgo de perder su mayoría en el Congreso en las elecciones de noviembre. "No podemos aflojar. Vamos a tener que seguir siendo vigilantes", dijo Obama.

"Yo sé que el presidente (Bernanke) siente lo mismo desde su rol. Y tenemos muchas ganas de trabajar juntos en nuestras instituciones respectivas para asegurarnos de que mantendremos esta recuperación en marcha", agregó.

Obama dijo que las tendencias económicas serán buenas si Estados Unidos extiende los beneficios al desempleo.

"Vamos a tener que poner mucha atención en los mercados laborales y ayudar a la gente que ha sido despedida para que durante el próximo par de años vuelva al mercado laboral. Por tanto, eso va a ser un gran desafío", agregó.

Mientras Obama hablaba, el promedio industrial de acciones líderes de la Bolsa de Nueva York Dow Jones caía en torno a 2,5%, por debajo de los 10.000 puntos.

"Tenemos que seguir empujando el ritmo de crecimiento económico con el fin de que la gente vuelva a trabajar. Esa finalmente será la medida de muchos estadounidenses sobre cómo lo estamos haciendo económicamente", dijo Obama.