Ottawa. El primer ministro de Canadá, Stephen Harper, y el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, recibieron con beneplácito el compromiso de China de relajar la indexación del yuan con el dólar.

Durante una conversación telefónica antes de la cumbre del G-20, que se realizará esta semana en Toronto, ambos líderes acordaron que los países del bloque tienen que continuar con sus planes de estímulo y presentar planes creíbles de consolidación fiscal.

Harper y Obama también coincidieron en que la reforma del sector financiero tiene que enfocarse en los niveles de capital y las relaciones de apalancamiento para prevenir otra crisis crediticia.