Bruselas. El Banco Central Europeo debería bajar su tasa de interés y ampliar el programa de compra de bonos para respaldar la confianza y la actividad económica en la zona euro, que ya ha entrado en una suave recesión y constituye el principal riesgo para la economía mundial, dijo este lunes la OCDE.

En su previsión económica mundial, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) pronosticó que la zona euro crecería un 0,2% en el 2012 y un 1,6% en el 2011, en un contexto de permanencia de la crisis.

Para 2013, el crecimiento del bloque de los 17 países miembros del euro llegaría a un 1,4%, según el organismo.

Dado que se espera que el desempleo suba y la inflación caiga, la OCDE considera que la decisión para el BCE debería ser fácil: "Esto exige (...) en la eurozona una relajación sustancial de las condiciones monetarias".

La previsión de crecimiento de la OCDE para el próximo año es más pesimista que la de la Comisión Europea, que pronosticó un alza del PIB de la eurozona del 0,5% en el 2012 frente al 1,5% en el 2011.

"La crisis en la eurozona representa actualmente el principal riesgo para la economía mundial, en medio de una propagación de las preocupaciones por la sostenibilidad de la deuda soberana", dijo el organismo en el informe.

Si la crisis empeora, la zona euro podría experimentar una caída más profunda. El escenario más pesimista de la OCDE apunta a una recesión en el 2012, con una contracción del 2,1%.