Atenas. El acuerdo alcanzado por la Unión Europea para rescatar a Grecia solo reducirá levemente la deuda del país y se necesitará una generación para llevarla a niveles más sostenibles, indicó este martes la OCDE.

"Los análisis iniciales sugieren que el paquete (de la UE) apenas disminuirá la carga de deuda levemente", afirmó la OCDE en un reporte sobre Grecia, comentando el acuerdo de rescate al que se llegó el mes pasado, basado en nuevos préstamos a menor costo y en canjes de bonos.

"El apoyo financiero oficial adicional acordado y las extensiones de los vencimientos, tantos públicos como privados, entregan el tiempo necesario para que Grecia siga implementando reformas fiscales y estructurales fundamentales, y para que esas reformas den frutos", indicó el reporte.

Reducir las necesidades de financiamiento de Grecia es diferente de recortar su gigantesca deuda a niveles que los mercados consideren seguros y sostenibles en el largo plazo.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico espera que la deuda griega caiga a un 100% del PIB en el 2035 desde un 140% el 2010 bajo su escenario base, en el que el endeudado país incumpliría una meta de la UE y el FMI de recaudar 50.000 millones de euros en privatizaciones para el 2015.

Bajo un escenario más optimista en el que Grecia cumple su meta privatizadora con un leve retraso, la deuda del país se reduciría al 60 por ciento de su PIB en el mismo periodo -el límite fijado por los tratados de la UE-, indicó el reporte.

"Vinimos a dar un voto de confianza, pero también estamos aquí para decir que apoyaremos al Gobierno griego por toda una generación, que es lo que tomará llegar a esos números de menor de deuda contra el PIB", indicó Angel Gurría, líder del club de naciones industrializadas OCDE, a Reuters en una entrevista el martes.

Muchos analistas privados creen que el ratio de deuda/PIB debe ser recortado por debajo del 100%, mientras que algunos sugieren un 80%.

Grecia puede hacerlo mejor. "El escenario base puede no ser el más deseable", indicó Gurría, agregando que Grecia es capaz de hacerlo mejor en las privatizaciones y cambios estructurales. "Es factible, es posible", declaró.

En su reporte, la OCDE dijo que Grecia ha tenido progresos sustanciales en las reformas, pero que necesitaba mejorar con urgencia su recaudación tributaria. También criticó a Atenas por no tomar las suficientes medidas para abrir profesiones cerradas y liberalizar el mercado laboral.

El documento sostiene que "pese al impresionante registro en las reformas estructurales, el Gobierno ha retrocedido en las reformas relacionadas a acuerdos salariales, en la apertura total de profesiones de abogados y farmacéuticos, y ha titubeado sobre el programa de privatización".

También indica que el sector bancario griego está en una situación difícil debido a su exposición a la deuda gubernamental, y que la banca seguirá dependiendo del financiamiento del BCE.

El reporte señala que "los intentos por reducir la dependencia de los bancos de la liquidez del BCE deben ser enfocados con precaución, ya que podrían desatar una escasez de efectivo", apuntando que se podría optar a una mayor consolidación para aumentar el acceso a circulante.

También dice que "los administradores y accionistas deberían explorar la opción de sociedades o fusiones con bancos extranjeros, mientras que las autoridades deberían evitar imponer impedimentos proteccionistas".