Roma. El economista jefe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), Pier Carlo Padoan, advirtió que los desequilibrios globales, que se redujeron considerablemente durante la recesión del año pasado, volvían a ampliarse.

Padoan instó a los países con superávit corrientes, como Alemania y Japón, a liberalizar los sectores más protegidos de sus economías para fomentar la inversión extranjera.

Al mismo tiempo, las economías de países emergentes con grandes superávit corrientes, deben intentar reducir el ahorro particular mediante un aumento de las redes de seguridad sociales, una recomendación conocida de la OCDE.

El margen de maniobra de la política monetaria en Europa, en términos de reducción de tipos, está agotado, señaló Padoan, y la política monetaria del Banco Central Europeo (BCE) corre el peligro de ser rehén de la emergencia.

Situación española. Padoan elogió las medidas fiscales y laborales adoptadas por España y dijo que no había razón para la alarma por las perspectivas de su deuda pública.

"España ha adoptado un paquete de medidas fiscales muy valiente y ahora ha presentado reformas laborales que son importantes", expresó Padoan. "Es una situación difícil pero completamente manejable".

Padoan señaló que después de una depreciación reciente del euro contra el dólar, el tipo de cambio ahora era más deseable.

"1,2 dólares es mucho mejor que 1,5 dólares y viendo la historia de las oscilaciones cambiarias, pueden ser amplias, así que puede haber un descenso adicional del euro", expresó en un aparte de una conferencia económica.

"Esto proporciona alivio al crecimiento de la zona euro, pero no es una solución para los problemas de crecimiento de Europa”, agregó.

Con información de Reuters