Rio de Janeiro. Brasil, principal economía de América Latina, no conseguirá alcanzar el nivel de renta media de los países desarrollados hasta 2050 si se mantienen las tasas de crecimiento actuales, según un informe divulgado este miércoles por la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE).

El texto, en el que se analizan los 34 países más industrializados del mundo, distancia a Brasil de otros países considerados emergentes, como China, Panamá o Kazajistán, que están en el buen camino para equiparar su renta a la de los países desarrollados en los próximos 35 años.

Por contra, otros emergentes como México, Colombia y Sudáfrica también se quedaron atrás. "Muchos de los países que esperábamos que se aproximarían a las economías avanzadas hasta la mitad del siglo no lo conseguirán con las tasas de crecimiento de hoy", explicó el secretario general de la OCDE, Angel Gurría.

En el caso brasileño, hubo una caída en el nivel de productividad total de los factores, o sea, cuando la economía produce con la misma cantidad de capital y horas trabajadas, entre 2000 y 2008, en comparación con países desarrollados, según el texto. Lo mismo ocurrió con México y Turquía.

En el caso brasileño, se citan los resultados malos que el país tiene en el PISA (el examen internacional sobre el nivel de educación) y las inversiones, menores que las hechas en algunos países asiáticos.