Atenas. La economía de Grecia se contraerá un 6,1% este año, más del 5,5% que estima el gobierno y sus prestamistas internacionales, mientras que el próximo año caerá un antes de volver a crecer en el 2013, dijo el lunes la OCDE.

Grecia, donde se inició la actual crisis de deuda de la zona euro, lucha con un cuarto año de recesión y enfrenta la quiebra financiera si no recibe los próximos tramos de un programa de rescate para organizar sus finanzas y reformar su economía.

El Producto Interno Bruto (PIB) reanudará su crecimiento en el 2013 con un magro 0,5%, dijo la OCDE en su Panorama Económico Mundial, destacando la urgencia de lanzar reformas en el país para avanzar hacia su recuperación.

"Los riesgos al panorama son sustanciales y se mantiene con sesgo a la baja", dijo la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, que tiene su sede en París.

"Cualquier debilitamiento en la determinación de las autoridades para avanzar en la plena implementación del programa de ajuste (UE/FMI) aumentará el riesgo de una moratoria del pago de deuda", dijo la OCDE.

Excluyendo los beneficios de un propuesto canje de bonos para hacer más sostenible la deuda del país, la OCDE espera que el déficit presupuestario baje desde el 9% del PIB este año al 7% en el 2012 y al 5,3% en el 2013.

"La fuerte consolidación que se requiere para contener y revertir los incrementos del ratio de la alta deuda con respecto al PIB, no deja espacio para alivio fiscal en Grecia", dijo la OCDE, instando al país a recortar el gasto en lugar de subir los impuestos para evitar perjudicar la recuperación.

"La evasión de impuestos deberá ser enfrentada firmemente para restaurar la confianza", dijo el informe sobre el país.

Reformas estructurales, como la apertura de profesiones cerradas, ayudarían a crear empleos y a mitigar la recesión, agregó el informe, que pronosticó que la tasa de desempleo del país alcanzará un nivel histórico del 18,7% en el 2013.