La tasa de desempleo de España alcanzará el año próximo a 25,3%, ocho décimas más respecto de la previsión de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) para este ejercicio, según un informe de la institución denominado "Perspectivas para el empleo 2012".

Esto volvería a situar a Madrid como la economía desarrollada con mayor nivel de personas sin trabajo.

En particular, la organización dirigida por el mexicano Angel Gurría expresó su preocupación por los "persistentes niveles de elevado desempleo entre los jóvenes", que en países como España o Grecia superan 50%, frente a 16% registrado en mayo de 2012 para el conjunto de la OCDE.

En el corto plazo, la OCDE reconoce que una mejora en las condiciones del mercado laboral "depende en gran media de la recuperación económica, por lo que está determinada por factores que los gobiernos no pueden controlar directamente".

El informe conocido en París y consignado por la agencia Europa Press señala que "una caída de un punto porcentual en el PIB incrementa la tasa de paro en una media de seis décimas en los siguientes cuatro años, frente a los 0,15 puntos porcentuales de Japón".

De este modo, la OCDE insta a las autoridades a adoptar las medidas necesarias tanto a nivel macroeconómico como para estabilizar el sistema bancario en Europa, así como para relajar el ritmo de la consolidación fiscal en países que tengan margen.

No obstante, el informe de la institución destaca la importancia de que los gobiernos diseñen políticas laborales adecuadas que puedan minimizar los costos a largo plazo del elevado desempleo.

Además, recomienda introducir cambios que eviten el recurso inapropiado a contratos temporales, así como fortalecer de manera efectiva los servicios de recolocación para demandantes de empleo.

"Las nuevas medidas para flexibilizar salarios y condiciones de trabajo son bienvenidas, en vista del exceso del recurso al despido en vez del ajuste en las horas de trabajo por parte de las empresas españolas", agrega el trabajo de la OCDE.