Excelsior.com.mx El secretario general de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE), José Ángel Gurría, rechazó que las reformas estructurales estén entregando al país, al responder que “lo que se está haciendo en México está siendo motivo de gran admiración y está sirviendo además de ejemplo en muchas partes del mundo”.

Sin embargo, reconoció que debido al rezago en la implementación de las leyes secundarias, deberán pasar dos o tres años para que la población perciba en sus bolsillos los beneficios de las reformas.

“El mundo entero ha tomado nota de las reformas que aquí se lograron y, por tanto, del nivel de confianza de los inversionistas, de los mercados de capitales, del mundo entero, de las agencias calificadoras que tomaron nota”, respondió a los periodistas luego de inaugurar el Seminario Parlamentario de la OCDE en la Cámara de Diputados.

El funcionario fue cuestionado sobre el por qué los beneficios de las reformas no se han sentido en los bolsillos de los mexicanos, y que por el contrario la tasa de desempleo subió en mayo a casi cinco por ciento, de acuerdo con el INEGI, a lo que respondió que “es un poco maniqueo decir que el jueves 23 a tal hora vamos a empezar a sentir beneficios, porque son medidas que están revirtiendo o que están remediando problemas que tenían décadas de no haberse tocado.

“La legislación laboral tenía prácticamente 40 años, el tema de la competencia, de las telecomunicaciones, el tema de la energía, de la educación, estamos hablando de cosas que no se habían modernizado a fondo.

“Por tanto, va a tomar tiempo; primero, como el que tomó negociarlas, segundo, aprobarlas, y tercero, discutir las leyes secundarias y ponerlas en práctica, pero en muchos aspectos se tiene que cambiar la mentalidad, la forma de actuar y de conducirse de los principales actores políticos”, agregó.

Esta insistencia del gobierno mexicano en el sentido de que los resultados de las reformas demorarán dos o tres años para empezar a notarse, no es una forma de buscar ganar tiempo, asintió.

“Es una realidad, ninguna reforma de fondo empieza a surtir efecto al día siguiente, más que en un aspecto que se está observando, en la mayor confianza de los inversionistas y de las calificadoras.

Reconoció que la aprobación de las leyes secundarias implica múltiples retos, así como la implementación de las reformas.

“No es suficiente aprobar los cambios e inclusive hacer las modificaciones constitucionales que requieren los países. Después hay que aprobar las leyes secundarias, los códigos, las regulaciones, los reguladores y cómo funcionan, y también la ejecución y cada etapa es crucial”, subrayó.

Al hablar ante los legisladores de México y de países de la OCDE en San Lázaro, Gurría reconoció que los países de América Latina no han logrado consolidar el crecimiento desde adentro, basado en la demanda interna, y “ésta ha sido la gran vulnerabilidad en la región. Además que el contexto global ya no es tan favorable para la región.

“En adelante el desempeño de las economías Latinoamericanas dependerá de la capacidad de sus gobiernos y de sus legisladores para diseñar e implementar reformas estructurales que le permiten aumentar la productividad, así como aumentar la competitividad y eliminar las enormes desigualdades que tanto afectan a la región”, recalcó.

Expuso que las naciones de la región necesitan impulsar reformas que reduzcan la brecha de la productividad laboral entre países de la región, y después entre la región frente a Estados más desarrollados, lo que requiere hacer una agenda amplia que va desde fortalecer el capital humano, reformas en educación, en programas de habilidades y destrezas, medidas para facilitar la formalidad y combatir la informalidad, promover la movilidad laboral, mejorar regulaciones y promover la competencia.

Insistió que el mundo admira la sustancia de las reformas que emprendió el país en educación, en competencia, en cuestiones de energía, de telecomunicaciones, etcétera.

Por otro lado, dijo, más importante "es quizás el cómo se pueden lograr los consensos políticos en un país en donde hay tantos partidos, tantas voces".

Advirtió asimismo que el Congreso de la Unión debe aún construir y aprobar leyes secundarias bien diseñadas, con rigor técnico y con visión de futuro, mientras al gobierno le corresponderá actuar con responsabilidad y transparencia en su implementación, porque una vez aprobada la legislación será indispensable que el gobierno implemente las reformas con oportunidad y eficacia.

Efectos

1.- Se espera que en los próximos años los países de América Latina logren consolidar el crecimiento desde adentro, basado en la demanda interna.

2.- Los países de la región deberán impulsar reformas que reduzcan la brecha de la productividad laboral entre naciones de la región, y México será el ejemplo.

3.- La legislación laboral tenía 40 años sin tocarse, al igual que el tema de la competencia, de las telecomunicaciones y el de energía, lo que ha cambiaso.


El PIB tendrá un alza de 5%

México crecerá a una tasa de al menos 5% del PIB, “a una velocidad de crucero”, es decir de manera sostenida, una vez que se aprueben las leyes secundarias de las reformas estructurales, lo que solucionará sus principales retos, como el de generar un millón 300 mil empleos al año, afirmó José Ángel Gurría.

El secretario general de la OCDE agregó, al término de su participación en la segunda edición de la Semana Latinoamericana del Agua, que las reformas estructurales son la manera en la cual el crecimiento será sostenible.

“México requiere tasas de crecimiento de alrededor de 5%, pero sostenido. Si ustedes ven el crecimiento promedio de los últimos 20 años realmente está muy por debajo. El chiste aquí no sólo es crecer más rápido sino sostener la velocidad de crecimiento”, abundó.

Cuestionado acerca de la aseveración de algunos economistas de que el crecimiento del país ya está siendo afectado por el rezago en la aprobación de las leyes secundarias de las reformas estructurales, expuso que desde su punto de vista aún “no hay afectación, porque no estaba previsto que estas leyes secundarias empezaran a beneficiar el crecimiento mañana”.

“Lo que pasa es que yo siempre digo que estos cambios son demasiado importantes para ser urgentes, que hay que tomarse el tiempo necesario para los debates, pero tampoco hay que tardarse más de lo necesario, porque efectivamente mientras más rápido terminemos con la parte legal, con la parte legislativa, más pronto podemos empezar con la etapa de la ejecución y de la implementación y ahí veremos si esto funciona o no”, agregó.

Expuso que “con la enorme trascendencia, con el impacto que van a tener en el mediano y en el largo plazos las reformas estructurales que México ha aprobado en el último año y medio, claramente se prevé un crecimiento no sólo mayor sino, de manera más importante, sostenido hacia los años por venir.

“Porque se puede con gasto público o se puede con una baja de las tasas de interés estimular la actividad económica por un periodo breve, pero si no se toman las medidas de fondo como las que se están tomando en México, entonces el crecimiento no se sostiene”, advirtió.

Reconoció que en el mundo se vive una pérdida de la confianza de las instituciones que se han creado en los últimos 100 años. “Hay una recuperación todavía frágil, y un agotamiento de los instrumentos usados para la recuperación. Las tasas de interés están en cero y hasta negativas, el gasto público se había expandido y de hecho ahora se tiene que bajar el déficit, por lo que ahora queda el recursos de los cambios.”