México muestra avances en las últimas dos décadas en materia de captación de impuestos, respecto del tamaño de su economía; sin embargo, todavía se queda corto comparado con el promedio de América Latina, incluso está muy por debajo de la escala de la mayoría de los países que integran a la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE).

El estudio Estadísticas Tributarias, elaborado por el organismo internacional, detalla que en un lapso de 23 años México logró elevar su recaudación de impuestos 4.2 puntos del PIB, al pasar de una captación de 15.5 por ciento de su Producto Interno Bruto (PIB) en 1990 a 19.7 puntos en 2013, incluyendo el cobro de derechos sobre la producción de hidrocarburos.

Mayores ingresos. No obstante, el promedio de cobro de impuestos en América Latina es más alto que el del país y se ubica en 21,3% del PIB, además de que la media de la OCDE es mucho más elevada, ya que se sitúa en 34,1% del PIB.

El estudio que la OCDE elaboró de manera conjunta con la Comisión Económica de las Naciones Unidas para América Latina y el Caribe (Cepal), el Centro Interamericano de Administraciones Tributarias (CIAT) y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), resalta “que entre los países latinoamericanos y caribeños, existe una amplia variación entre las proporciones más altas y más bajas de impuestos en relación al PIB.

Las cifras más elevadas en 2013 correspondieron a Brasil y Argentina con 35,7% y 31,2%, mientras que Guatemala y República Dominicana registraron los niveles más bajos.

“Del mismo modo, se evidencia una gran disparidad entre las economías de la OCDE. Así, en 2013, la proporción de los impuestos en el PIB oscilaba entre 48.6 por ciento de Dinamarca y 19.7 por ciento de México (esta cifra difiere de las presentadas en las publicaciones de la CEPAL y CIAT, debido a la inclusión de derechos sobre la producción de hidrocarburos como ingresos tributarios”, añade.

El reporte que se presentó ayer en Santiago de Chile, en el XXVII Seminario Regional de Políticas Fiscales, subraya que los ingresos tributarios como proporción del PIB se incrementaron ligeramente en 2013 en las economías de América Latina y el Caribe, siguiendo un periodo de constantes aumentos desde 1990, sólo interrumpido por la crisis financiera de 2008-2009.

En el grupo de 20 países de América Latina y el Caribe (LAC) objeto del informe, el porcentaje medio de recaudación tributaria sobre el PIB se elevó hasta 21.3 por ciento en 2013, frente a 21.2 por ciento de 2012 y 20.5 por ciento en 2011.

Participación

“La diferencia entre el porcentaje de recaudación tributaria sobre el PIB de la OCDE y el correspondiente a los 20 países de América Latina y el Caribe se redujo de 18 a 13 puntos porcentuales entre 1990 y 2013”, abunda el informe.

“Los aumentos de recaudación de los impuestos sobre la renta y las utilidades y los impuestos sobre bienes y servicios fueron los que más contribuyeron a la recuperación de los porcentajes de recaudación tributaria sobre el PIB entre 2010 y 2013”, agrega.