París. La OCDE percibe signos de ralentización del crecimiento económico en los grandes países emergentes, como Brasil, China y Rusia, pero no en Estados Unidos, Canadá, Reino Unido o la zona euro, según la publicación mensual de sus indicadores avanzados, que anticipan inflexiones en el ciclo económico.

"Para la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) en su conjunto (...) los indicadores compuestos avanzados apuntan a un momento de crecimiento estable", indicó en un comunicado esa organización con sede en París.

Así, al cierre del pasado mes de abril el dato para la OCDE y los seis grandes países que no son Estados miembros de la organización se situaba en 100,60 puntos frente a los 100,59 puntos de marzo, sobre una media a largo plazo de 100 puntos.

Sin embargo, entre los emergentes aparecen signos de "debilidad" de ese incremento de la actividad económica, circunstancia que no se aplica a India, donde los citados indicadores indican un "regreso a una aceleración del crecimiento".

Los indicadores también permiten proyectar que continuará el crecimiento en la zona euro, con 101,12 puntos en abril, al alza frente a los 101,08 puntos de marzo.

Los datos arrojan un avance para Italia y estabilidad o ligero retroceso en Alemania y Francia. Fuera de la zona euro, también progresa ligeramente el Reino Unido.

En el caso de España, la OCDE le atribuye 102,79 puntos a finales de abril, un avance de quince centésimas respecto a marzo, en línea con la tendencia marcada desde mayo de 2013.

La OCDE también augura un avance en Chile (99,28 puntos en abril frente a los 99,22 puntos en marzo) y en México (99,59 puntos frente a los 99,34 enteros del mes anterior).