Pekín. El crecimiento económico de China probablemente se desacelere a 6,5% este año y a 6,3% en 2018, dijo la OCDE, aunque las exportaciones se incrementarían a la par de un fortalecimiento de la demanda global.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos también advirtió sobre la creciente deuda corporativa china en su reporte semestral de perspectivas económicas publicado el martes.

"En términos de riesgo, creemos que a nivel doméstico el mayor riesgo es el crecimiento acumulado y rápido del crédito tanto en la banca en la sombra como en el sistema bancario", dijo a periodistas Álvaro Santos Pereira, director de la unidad de estudios por países del Departamento de Economía de la OCDE.

La deuda corporativa en China es de alrededor del 175% del PIB, una de las tasas más altas en las economías emergentes, dijo el funcionario. Las compañías de las que el Estado es dueño representan alrededor del 75% de esa cifra.

El crecimiento económico sigue siendo alto "pero se está moderando gradualmente y de manera apropiada mientras la población envejece y la economía logra el equilibrio de la inversión al consumo", señaló el reporte.

Los riesgos financieros en China están creciendo por el endeudamiento de las empresas, la mayor actividad no bancaria, y el enorme exceso de capacidad, señaló el reporte.

El pronóstico de la OCDE para 2017 está en línea con la meta de crecimiento del Gobierno chino de alrededor del 6,5% este año, contra el rango de 6,5-7% el año pasado. La economía creció un 6,7 por ciento en 2016, la menor tasa en 26 años.

El crecimiento económico sigue siendo alto "pero se está moderando gradualmente y de manera apropiada mientras la población envejece y la economía logra el equilibrio de la inversión al consumo", señaló el reporte.

Los volúmenes de exportación crecerían un 3,4% este año y un 3,3% el próximo, desde el 2,3% en 2016, debido a un incremento de la demanda global.