París. La zona euro camina a una brusca desaceleración económica en 2012, con algunos países que se aprestan a un crecimiento negativo y que no podrán recuperar la confianza, ya que las golpeadas finanzas estatales podrían llevar a una contracción mayor en los países desarrollados, dijo el lunes la OCDE.

En un informe divulgado solo días antes de una cumbre de líderes del G-20 en Cannes el 3 y 4 de noviembre, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) recortó sus pronósticos de expansión de 2012 para la zona euro a un 0,3% desde un 2% previsto en mayo.

También redujo su estimación de crecimiento para Estados Unidos a un 1,8% desde un 3,1%, y advirtió de riesgos mayores a la baja para el panorama global si los líderes fracasaban en su intento por detener la crisis de deuda soberana.

"Un deterioro de las condiciones financieras de la magnitud observada durante la crisis global (2007-2009) podría llevar a una caída en el nivel del PIB en algunas de las mayores economías de OCDE de hasta un 5% para la primera mitad del 2013", dijo la organización con sede en París en su reporte.

Por el lado optimista, si las medidas anunciadas el 26 de octubre en una cumbre de líderes europeos fueron implementadas eficazmente, el crecimiento podría ser mejor a lo esperado, dijo las OCDE.

Pero advirtió que las incertidumbres se habían incrementado dramáticamente en los últimos meses, con Grecia al borde de la quiebra y amenazando con contagiar a los bancos europeos y a otros países endeudados de la zona euro.