La implementación correcta de las reformas aprobadas en México permitirá acelerar el crecimiento anual del PIB hasta en 1.5 puntos porcentuales por año en la próxima década, estimó el secretario general de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE), José Ángel Gurría.

Precisó que la ejecución de los cambios aprobados en los 11 segmentos reformados permitirá aumentar la capacidad de crecimiento económico de México 1 punto porcentual del PIB cada año en la primera década de implementación.

Al margen se presentará una mejora en productividad que podría acelerar la dinámica de crecimiento en otro medio punto adicional.

Al presentar el “Estudio de política urbana de la OCDE: México, transformando la política urbana y el financiamiento de la vivienda”, desarrollado por la organización, aseveró que, en el contexto global de lento crecimiento, estas expectativas son las que permiten diferenciar la situación de México entre las economías OCDE y las emergentes.

En el auditorio del Infonavit, el secretario Gurría explicó que el crecimiento y la productividad son fundamentos para el buen funcionamiento de las ciudades.

Desarrollo urbano. Evidenció que en el caso de México, la evolución del desarrollo urbano en los últimos 50 años, alejó a los habitantes del centro hacia las laderas, lo que se tradujo en congestión, pérdidas de productividad y menor nivel de bienestar.

En el documento que presentó ante representantes de instituciones de vivienda nacional, destacó que, en la última década, México tuvo la tercera mayor tasa de expansión urbana de la OCDE, después de Chile y Francia.

El caso de México resultó el más complejo, se produjo a costa del despoblamiento y resultó el más disperso, la población se fue más lejos del centro de la ciudad, lo que propició congestionamientos de alto impacto ambiental y afectó la productividad.

Al interior del análisis, comentan que el aumento de la motorización y la insuficiencia del transporte público adecuado fueron los principales desafíos presentados en esta metropolización que alcanzó al territorio del Estado de México.

El secretario Gurría acotó que pese a los progresos en la reducción del rezago cuantitativo de vivienda en el país, una séptima parte del parque habitacional se encuentra deshabitado, uno de los porcentajes más elevados de la OCDE.

Según el documento, México tiene la segunda tasa de viviendas deshabitadas entre países miembros y no miembros de la OCDE, correspondiente a 14% de unidades habitacionales con relación al parque habitacional, sólo superada por la de Argentina.

El predominio de la vivienda en propiedad, además, es otra característica de México que obstaculiza una mayor movilidad laboral.

En presencia del jefe de Gobierno capitalino, Miguel Ángel Mancera, y del gobernador del Estado de México, Eruviel Ávila, el secretario de la OCDE afirmó que México necesita un modelo de financiamiento a la vivienda que mejore el desarrollo urbano.

En concordancia, convocó al Infonavit a abrir más posibilidades de apoyo financiero y a tener flexibilidad para comprar vivienda usada, utilizar el esquema de cofinanciamientos para este propósito y extenderlos hacia las oportunidades de alquiler. Dijo que con este tipo de esquemas, que han sido aplicados en otros países de la OCDE, podría resolverse el problema de viviendas vacantes que hay en México.

México tiene una de las tasas más altas de viviendas deshabitadas (14.2%) en toda la OCDE, superando incluso a las de aquellos países que han salido recientemente de un burbuja inmobiliaria como Irlanda (13.8%); España (13.7%) y Portugal (12.5 por ciento).

En el estudio consignan que este problema es evidencia de la inseguridad y la migración.

Diagnóstico de la política urbana

- Aunque las ciudades en México han tenido una celeridad importante en su urbanización, aún no han presentado el aumento de productividad esperado que generalmente acompaña a los procesos de aglomeración.

- Se requiere una mejor conexión de la población con los centros de trabajo y la infraestructura urbana.

- Se requieren mejoras en la planeación municipal y en el manejo de los permisos para evitar la construcción en zonas de riesgo.

- Una séptima parte del parque habitacional se encuentra deshabitado; éste es uno de los porcentajes más elevados de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

- Las reformas al financiamiento de vivienda son fundamentales en el país, pero hasta el momento han sido insuficientes.

- Se deben remover las barreras para la reutilización de los espacios intraurbanos subutilizados o desocupados.