París, EFE. La OCDE revisó al alza una décima el crecimiento en sus países miembros en 2012, que situó en el 1,4%, frente al 1,3% que había anunciado en febrero pasado, indicó este jueves la organización.

En el cuarto trimestre del 2012, el Producto Interior Bruto (PIB) de las principales economías occidentales se degradó una décima porcentual, y no dos, como se había anunciado en sus anteriores estadísticas, señaló en un comunicado la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

La caída de las economías respondió esencialmente a la salida de productos almacenados, que frenaron el crecimiento en tres décimas porcentuales.

A ello se sumó una contracción del consumo público (0,1%), mientras que las contribuciones del consumo privado, la formación bruta del capital fijo y las exportaciones netas solo compensaron parcialmente esta caída.

Solo Alemania escapó a la tendencia dominante de reducción de los productos almacenados.

En Canadá, el consumo privado fue el principal impulsor del crecimiento del PIB, que subió 0,4 puntos porcentuales, apoyado también por las exportaciones netas, la inversión y el consumo público, todo ello matizado por la caída de las existencias.

Las inversiones fueron el motor de la economía estadounidense, con un aporte de 0,4 puntos al crecimiento del PIB, mientras que el consumo privado aportó otras tres décimas, lo que compensó la caída de las existencias y la "contracción significativa" del consumo público.

En Japón, la contribución del consumo privado (0,3 puntos porcentuales) al crecimiento del PIB fue anulada por la reducción de las existencias y una contribución negativa de las exportaciones netas.

En Alemania, los inventarios aportaron dos décimas porcentuales al crecimiento del PIB, pero esto fue más que compensado por una significativa contribución negativa de las exportaciones netas.

La reducción de las existencias (0,4%) y la inversión (0,2%) lastraron la economía francesa.

En Italia, la reducción de existencias lastró en siete décimas el PIB, lo que se sumó a la continua contracción del consumo privado (0,4 puntos porcentuales menos), lo que pesó fuertemente en la caída del 0,9% del PIB.

La reducción de existencias fue también el principal factor de la caída del PIB en el Reino Unido (0,4%), ligeramente compensado por la subida de dos décimas porcentuales del consumo privado.