Ciudad de México. América Latina debe seguir impulsando el proceso de las reformas estructurales para enfrentar de mejor manera los retos que se vienen por delante, recomendó este miércoles la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

En una videoconferencia desde París, el equipo de economistas de la OCDE para la región consideró que los principales riesgos se encuentran en los precios del petróleo, las tensiones comerciales y la volatilidad financiera.

El economista en jefe interino de la OCDE, Alvaro Pereira, consideró que con el proceso de normalización de las políticas monetarias a nivel global, solo resta apostar en las reformas para lograr un crecimiento económico más sostenible.

"Las reformas estructurales deben ser la prioridad absoluta para los países en los próximos años", dijo Pereira.

La OCDE presentó este miércoles una actualización de su informe sobre Perspectivas Económicas, en el que contempla que el crecimiento global se situará en torno al 4%, respaldado por las políticas monetarias y fiscales.

La inversión y el comercio mundial son los principales motores de la expansión mundial actual, en la que China e India explican más del 50%.

Sobre Brasil, el experto de la OCDE dijo que una reforma amplia en el fragmentado sistema de impuestos indirectos podría ayudar a la mayor economía regional a reducir costos y distorsiones fiscales.

En lo que toca a los países latinoamericanos, el economista senior para Argentina y Brasil, Jens Arnold, dijo que un ritmo de crecimiento sostenido permitiría a más población beneficiarse del proceso de reformas.

Argentina tiene todavía mucho margen para lograr una mayor integración en la economía mundial, además de que podría mejorar el acceso a la educación y la formación de calidad, expresó Arnold.

Sobre Brasil, el experto de la OCDE dijo que una reforma amplia en el fragmentado sistema de impuestos indirectos podría ayudar a la mayor economía regional a reducir costos y distorsiones fiscales.

"Fortalecer la integración de Brasil a la economía mundial puede reducir también el costo de los insumos y promover el fortalecimiento de la competencia y la innovación", sugirió.

Para México es importante mantener la disciplina fiscal, pero al mismo tiempo todavía es posible avanzar en reformas fiscales que permitan mejorar su nivel de recaudación, dijo la economista senior de la OCDE para México y Costa Rica, Sonia Araujo.

La OCDE sugirió a México, la segunda mayor economía de la región, reducir la evasión fiscal, además de aumentar los ingresos correspondientes a impuestos ya existentes sobre propiedad inmobiliaria, entre otras medidas.

En su turno, la economista de la OCDE, Paula Garda, dijo que Chile todavía tiene espacio para elevar sus recursos fiscales "a través del cambio en la combinación de impuestos, favorable al crecimiento".

 

Garda recomendó a la nación sudamericana una mayor competencia en sus sectores clave, como los de red, así como una mejor infraestructura logística y de transporte.

En el caso de Colombia, que en días recientes se incorporó a la OCDE, el economista del organismo Alberto González dijo que las reformas estructurales constituyen una herramienta vital para favorecer el desarrollo regional y su proceso de paz.

En lo particular, González sugirió a Colombia reducir su carga regulatoria, mejorar su infraestructura portuaria, así como impulsar la educación y las políticas del mercado laboral.

"La economía colombiana está dando signos claros de recuperación (...) El crecimiento se está afianzando de manera gradual y esperamos que alcance el 2,7% este año y un 3,2% en el 2019", agregó.

El informe de la OCDE proyecta una expansión económica para Argentina del 2,0% en 2018 y del 2,6% en 2019; para Brasil, el pronóstico es de un 2,0% este año y 2,8% el próximo.

En el caso de México, la OCDE pronostica una expansión del 2,5% y 2,8% para 2018 y 2019, respectivamente, mientras que Chile crecería un 3,6% en cada año.

Para Costa Rica, la OCDE estima un crecimiento del 3,7% tanto para 2018 como para 2019.