La Organizacion Internacional del Trabajo (OIT) advirtió que el desempleo en todo el mundo seguirá creciendo considerablemente en 2013, aunque hayan pasado ya cinco años desde que estalló la crisis financiera.

Según el último informe de la OIT, la falta del crecimiento económico hará que otros 5,1 millones de personas se queden este año sin trabajo, según consignó un despacho de la agencia DPA.

El número de desempleados en todo el mundo que hoy llega a 197 millones ascenderá a más de 200 millones de personas en 2013, dijo el organismo de la ONU poco antes del inicio el próximo miércoles, en Davos (Suiza) del Foro Económico Mundial.

Agregó además que durante 2014 probablemente otros tres millones de personas se queden también sin trabajo.

"La incertidumbre sobre la evolución de la coyuntura económica y las insuficientes medidas para hacerle frente de la política debilitan la demanda y frenan las inversiones y las nuevas colocaciones", dijo el director general de la OIT, el británico Guy Ryder.

"La creación de nuevos puestos de trabajo está en retroceso y la duración del desempleo aumenta", señaló.

La OIT pidió a los gobernantes que luchen con determinación contra el desempleo.

Europa tiene ante sí "la tarea urgente" de impulsar un nuevo comienzo efectivo "para el crecimiento económico", agregó.

El organismo pidió además, más rapidez en las reformas económicas y citó al sector bancario, el cual "tiene que aumentar significativamente su tarea más importante de dar créditos para inversiones productivas, especialmente a las empresas medias, las máquinas de generar empleo más importantes", indicó.

En 2013, "la crisis en la eurozona será el mayor peligro para la política global de empleo".

"La falta de una unión fiscal en Europa limita las opciones para formentar el crecimiento económico en los países del euro más afectados por la crisis de la deuda", lamentó la OIT.

No obstante, consideró que "el peligro de que se desmorone la eurozona o de la bancarrota en algunos países parece menor con respecto a hace un año".

La organización consideró además, que es preocupante y peligroso para la cohesión social el elevado desempleo entre los jóvenes.

"En la actualidad hay 73,8 millones de jóvenes sin trabajo fijo. La lenta recuperación de la actividad económica costará probablemente el empleo a medio millón más de jóvenes hasta 2014 y si no se toman medidas para frenarlo crecerá un 12,6% en 2017", concluyó el informe.