México (EFE). América Latina y el Caribe registró este año unos 14,8 millones de desempleados, cifra que supone el 6,4% de la Población Económicamente Activa, según el informe regional de la Organización Mundial de Trabajo (OIT) presentado en México.

La directora regional de la OIT, Elizabeth Tinoco, dio a conocer este martes en México el informe "Panorama Laboral 2012 de América Latina y el Caribe", que contiene los datos sobre empleo formal e informal, desempleo, mercado de trabajo, políticas salariales, pobreza, desarrollo social y protección social en otros aspectos.

El informe del organismo destaca la tendencia favorable de la tasa de desempleo, que pasó del 10% en 2000 al 6,4% este año y que, según sus proyecciones, bajará al 6,2 % en 2013.

La OIT señaló que se mantiene una brecha en la cifra de desempleo entre las mujeres, que se ubicó en el 7,7%, y la de los hombres, que fue de 5,6%.

Por edades, este año la desocupación entre jóvenes de entre 15 y 24 años se situó en el 14,3%, cifra inferior al 15,2% registrado en 2011.

La OIT señaló que el número total de trabajadores en América Latina y el Caribe pasó de 227 millones en 2000 a 280 millones 10 después, cifra casi similar a la de este año.

De acuerdo con los criterios de la OIT, una persona es considerada como empleado cuando ha trabajado al menos una hora en un periodo determinado, cifra que incluye a todos las formas de trabajo formal e informal, por contrato o por cuenta propia y que operan en todos los sectores económicos.

En 2011, el 34,7% de la Población Económicamente Activa (PEA) trabajaba en el sector de los servicios sociales y personales, un 26,3% se ocupaba en el comercio y un 23,2% en la industria.

Además, el 5,4% de los trabajadores totales se desempeñaba en la agricultura, pesca y minas, 6,4% en el transporte y comunicaciones, el 3,8% en establecimientos financieros y el resto en otras actividades.

Asimismo, con datos del 2011, el organismo internacional subrayó que, respecto a la PEA, el número de asalariados representó el 65,1%, mientras que lo no asalariados representaron el 25,6%, los trabajadores domésticos el 7,7%, los trabajadores familiares auxiliares el 1,8% el 0,4% otros.

En el año 2000, el trabajo asalariado representaba el 60,7% de la PEA.

Ese avance, agrega el informe, se logró gracias a las tasas favorables de crecimiento en la región, entre estos en Brasil (2,3%), Chile (4%), Colombia (4,4%), Panamá (5,5%) y Venezuela (3%).

Por el contrario, señaló, en Argentina el empleo asalariado experimentó una caída (-2,2 %).

Este año, los salarios en la región se elevaron en un 6,9%, cifra superior al 2,7% del año pasado, gracias a que "la mayoría de los países de América Latina hicieron ajustes al alza de los salarios mínimos en 2012".