Lima. La Organización Internacional del Trabajo (OIT) señaló que es recomendable que Perú efectúe reajustes graduales y periódicos del salario mínimo como medida de impulso a la demanda interna en un contexto de crisis internacional.

El especialista en Políticas de Empleo de la OIT, Francisco Verdera, explicó que de acuerdo con el Convenio 131 de la OIT, los reajustes deben ser graduales y periódicos para que la pérdida del poder adquisitivo de los trabajadores de bajos ingresos no sea muy grande.

Precisó que la OIT recomienda institucionalizar esta medida para que la población tenga la certeza de que cada año se van a revisar indicadores como productividad, inflación y canasta de consumo para hacer los reajustes necesarios.

En ese sentido, dijo que el Ministerio de Trabajo y Promoción del Empleo (MTPE) u otra instancia gubernamental sería la encargada de revisar estos indicadores y elevar sus propuestas al Poder Ejecutivo.

“Perú aún no ha institucionalizado un mecanismo de ajuste gradual y no tan espaciado con una periodicidad razonable de manera que la pérdida del poder adquisitivo de los trabajadores de bajos ingresos y jóvenes no sea muy grande”, expresó.

Ecuador, Colombia y Bolivia figuran entre los países de la región que aplican este tipo de medidas, afirmó luego de la presentación del informe anual Panorama Laboral 2011 América Latina y el Caribe de la OIT.

Verdera sostuvo que esta medida es necesaria porque dejar de hacer ajustes periódicos en el salario mínimo podría ser más costoso en términos de empleo para las unidades productivas más pequeñas.

“Si se acumula mucho la pérdida del salario mínimo, el reajuste es mayor y la decisión de política económica de hacerlo es mayor en términos de impacto en el empleo, sobre todo de las pequeñas empresas”, declaró.

Dijo que es lamentable que entre el 2006 y el 2010, el salario mínimo real se haya mantenido prácticamente congelado en Perú.

Sin embargo, destacó que del 2010 al 2011 el salario mínimo tuvo un incremento de 9.6 por ciento gracias al aumento anunciado en agosto del año pasado y que se hizo efectivo en octubre, con lo que la Remuneración Mínima Vital (RMV) se elevó de 600 a 675 nuevos soles.

“Esperamos que no ocurra lo que pasó del 2006 al 2010, cuando el salario mínimo se mantuvo congelado y tiene que haber un nuevo gobierno para tomar una decisión política, que no es lo más recomendable pues afecta a algún sector de pequeñas y medianas empresas (pymes) que son intensivas en empleo”, dijo.

Asimismo, destacó el segundo tramo del aumento de la RMV de 675 a 750 soles programado para este año, lo que ayudará más a recuperar el valor real de los salarios.

Con respecto al informe presentado hoy, la directora regional de la OIT para América Latina y el Caribe, Elizabeth Tinoco, señaló que los salarios mínimos reales registraron un aumento vigoroso de 4.5 por ciento el año pasado.

Manifestó que es necesario colocar al empleo como un objetivo prioritario de las políticas macroeconómicas ya que la generación de trabajo decente es un componente importante de crecimiento.