Ginebra. Solo el 10% de los trabajadores reciben 48,9% del salario total mundial, mientras que el 50% de quienes reciben el menor salario obtienen sólo el 6,4%, informó este jueves la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Un nuevo conjunto de datos de la OIT revela también que el 20% de los asalariados que menos ganan, es decir, 650 millones de trabajadores, ganan menos del 1% del ingreso laboral global. Esta cifra ha cambiado muy poco en 13 años, agregó la OIT.

De acuerdo con el informe, la desigualdad en los ingresos laborales globales en general ha descendido desde 2004.

"No obstante, esto no se debe a las reducciones en la desigualdad dentro de los países; de hecho, a nivel nacional la desigualdad salarial ha aumentado. Más bien es por el incremento en la prosperidad en las grandes economías emergentes, como China y la India", dice el informe de la OIT.

En Africa del Sub-Sahara, el 50% más bajo de los trabajadores gana sólo 3,3% de los ingresos laborales, en comparación con la Unión Europea, donde el mismo grupo recibe 22,9% del ingreso total pagado a los trabajadores.

"Los datos muestran que en términos relativos, los incrementos en los mayores ingresos laborales están asociados a pérdidas para todos los demás; los trabajadores de clase media y de ingreso bajos están presenciando una reducción de sus ingresos", dijo Steven Kapsos, quien encabeza la Unidad de Producción y Análisis de Datos de la OIT.

La evaluación de la OIT es el primer cálculo global de la distribución de los ingresos laborales y muestra que la desigualdad en los salarios es generalizada en la esfera laboral.

El conjunto de datos "Proporción y Distribución de los Ingresos Laborales Globales", desarrollado por el Departamento de Estadística de la OIT, se basa en la recolección más extensa del mundo de datos de estudios de la fuerza laboral armonizados de 189 países.

Los países más pobres tienden a tener niveles mucho más elevados de desigualdad salarial, algo que agrava las dificultades de las poblaciones vulnerables.

En Africa del Sub-Sahara, el 50% más bajo de los trabajadores gana sólo 3,3% de los ingresos laborales, en comparación con la Unión Europea, donde el mismo grupo recibe 22,9% del ingreso total pagado a los trabajadores.