El presidente peruano, Ollanta Humala, destacó hoy lunes la "seriedad" de su país para mantener el liderazgo como una economía dinámica en un mundo donde es imposible que no exista la desigualdad.

Humala ha hecho estas declaraciones durante una charla sobre un crecimiento global más equitativo celebrada en el marco de la cumbre empresarial del Foro de la Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC, siglas en inglés).

Humala, quien se encuentra en Beijing para participar en las reuniones y realizar una visita de trabajo a China, explicó que un mundo sin desigualdad es un paraíso, pero la lucha por la igualdad, sustituyendo a la que se llevó a cabo el siglo pasado por la libertad, es hoy en día la bandera y la tarea para todos los gobernantes en un mundo lleno de desafíos.

Para ello, defendió que el gobierno está constituido "para trabajar por el interés del pueblo", tomando como recursos sus necesidades fundamentales para resolver los problemas.

"Es necesario establecer una relación proactiva con el capital privado", expuso el mandatario peruano respondiendo a las preguntas sobre si el crecimiento económico es respuesta a la creciente desigualdad global.

La unión entre el sector público y el privado fue uno de los temas prioritarios que los ministros y altos cargos de las economías integrantes de la APEC llevan negociando estos días, con motivo de promover la conectividad integral de la vasta región de Asia-Pacífico mediante, en parte, la construcción de infraestructuras.

Estos asuntos también interesan mucho al gobierno chino, que ha venido impulsando una serie de iniciativas ambiciosas en colaboración con otras economías emergentes. Varios ejemplos son la creación del banco BRICS, del Banco Asiático de Inversión en Infraestructuras, del fondo de cooperación sino-latinoamericana, entre otros, y que han involucrado miles de millones de dólares de financiación.

"La construcción de infraestructuras es una tarea fundamental e interminable, nos permite igualar oportunidades de desarrollo para todo el pueblo", manifestó Humala, cuya administración ha tenido como lema la "inclusión social", que permite un desarrollo que llegue a todas las partes del país.

Apoyado por un alto crecimiento durante los diez últimos años, Perú ha venido "especializándose en el comercio internacional", una inserción que hoy busca depender menos de las materias primas y más de la capacidad profesional de la innovación de la ciencia y tecnología y la capacidad de los recursos humanos, según el presidente.

Por otro lado, Humala apuntó que opta por conceptos pragmáticos hablando del desarrollo y las medidas para lograrlo, tratando de "poner todas las facilidades a las inversiones que vienen a Perú", que se presenta como un "país de oportunidades".

Durante su estancia en el país asiático, ambas partes podrán lograr "importantes avances" en el proyecto de la construcción del tren Atlántico-Pacífico, un proyecto de cooperación entre Brasil, China y Perú.

"Perú es uno de los pocos países latinoamericanos que mantienen una relación a nivel de asociación estratégica integral con China y en ese camino vamos a seguir trabajando", destacó Humala.

La asociación estratégica integral, acordada durante la visita del mandatario peruano el año pasado, se concentra en tres elementos: hacer más fuerte la complementariedad económica, la transferencia tecnológica y la relación entre los dos pueblos.