Lima. La economía peruana es robusta y genera confianza para atraer la inversión extranjera, afirmó el Jefe del Estado, Ollanta Humala, al señalar que, ante el entorno internacional complejo, el Perú ha iniciado paquetes reactivadores que son un mensaje positivo para el inversionista.

Explicó que, mediante esa confianza generada desde el gobierno, en los últimos tres años se ha podido concretar contratos por US$16.000 millones con compañías para construir y operar proyectos de infraestructura, que incluyen el primer tren subterráneo de Lima.

Según dijo, el concepto de confianza va calando en la mente de la clase política de América Latina y permite cuidar el marco macroecónomico, consolidar la democracia, la independencia de poderes, el respeto a los derechos humanos y ser un Estado que cumple con lo que firma.

“Y creo que son condiciones que los inversionistas buscan en el país donde quieren invertir. Además, tenemos un portafolio, una cartera de proyectos importantes entre los cuales ellos escogen en qué invertir”, manifestó en entrevista con Bloomberg.

Detalló que ello ha permitido no solo consolidar más de US$16.000 millones en inversión, sino contar también con una cartera de más de US$55.000 millones en proyectos adicionales.

Si bien reconoció que este año la economía tuvo algunos problemas en el primer semestre, dijo que estos ya se están superando y los indicadores económicos señalan que “el momento duro ya pasó y que estamos en momento de enfilar nuestra economía a un crecimiento que vaya en esa dirección”.

Para el Jefe del Estado, ello se hará de manera gradual, dado el actual entorno internacional, aunque remarcó que pese a esas condiciones, la calificadora de riesgo Moody's ha colocado al Perú en calificación de A, lo cual –apuntó- es una muestra que la economía peruana es robusta.

Tras recalcar que el Perú necesita mantener un ritmo de crecimiento superior al 5%, como en la última década, el Dignatario agregó que su Gobierno ha implementado con tiempo políticas “contracíclicas” y ha trabajado en la emisión de bonos soberanos y en paquetes reactivadores.

Del mismo modo, el Mandatario destacó que el Estado peruano cada día se convierte en un “jugador más activo” en el mercado de inversiones, donde cuenta con ratios de inversión de 30%, dinamizando la economía no solo de Lima y la costa, sino también en mercados del interior.

A modo de ejemplo, citó importantes proyectos como el Gasoducto Sur Peruano, que implica más de 1,300 kilómetros de ducto para construir el primer polo petroquímico de la costa sur del Pacífico; así como la modernización de la Refinería Talara y la ampliación del Metro de Lima.

“Estamos atrayendo inversión de Chile, que destina más de 8,000 millones de dólares en la minería en Perú, la inversión más grande de Chile en el ámbito minero a nivel mundial”, comentó.

Alianza del Pacífico

De otro lado, el Presidente Humala dijo ser muy optimista respecto al futuro de la Alianza del Pacífico, conformada por Perú, Chile, Colombia y México, y resaltó que las cifras señalan para este bloque un incremento en los montos de inversión superiores a los US$3.500 millones.


A su criterio, ello es una muestra que el sector privado de los cuatro socios de esta coalición ha entendido qué significa la Alianza del Pacífico, que permite tener tránsito de capitales, de servicios y de personas, e incluso crear un fondo de inversión de estructura que ya está operando.

Consideró que el éxito de la Alianza del Pacífico solo podrá estimarse en la medida en que se puedan reducir las brechas de desigualdad en estos pueblos de América Latina, las cuales constituyen que el gran desafío de esta región.

“El problema no es que seamos la región más pobre, pero somos probablemente la región más desigual. Y eso es un obstáculo al desarrollo. Por lo tanto, en la medida en que podamos resolver este problema común de los cuatro socios, se cumplirá la meta de la Alianza del Pacífico”, anotó.

Los países que integran la Alianza del Pacífico tienen una economía abierta, con acuerdos de libre comercio y participan en los grandes espacios comerciales mundiales, por ello se acordó entre ellos desgravar el 92% de sus exportaciones intrarregionales, reseñó.