Bruselas. Los países de la Unión Europea deben conseguir un equilibrio entre los esfuerzos por potenciar el crecimiento y consolidar las finanzas públicas, dijo este martes el comisario de Asuntos Económicos y Monetarios, Olli Rehn, quien también llamó a España a abordar su consolidación fiscal y sus reformas estructurales.

"El debate de la consolidación contra el crecimiento es falso. En la actual situación económica de bajo crecimiento y alta deuda no hay elección, debemos perseguir ambos simultáneamente", expresó en una sesión informativa.

"La consolidación fiscal debe conseguirse de una forma diferenciada y favorable al crecimiento", dijo.

En cuanto a España, uno de los países más debilitados con la crisis de deuda europea, Rehn dijo que debe abordar sus problemas fiscales y las reformas estructurales para asegurar a los mercados que es capaz de lograr la sostenibilidad económica.

Consultado por si España debe disponer de un año más para alcanzar su objetivo de reducir el déficit presupuestario al 3% del PIB en el 2013, Rehn dijo en rueda de prensa:

"Los estados miembros con más margen fiscal deben permitir que los estabilizadores automáticos funcionen plenamente, mientras que los países más vulnerables que han estado bajo la estrecha vigilancia de los mercados, como España, necesitan abordar sus retos fiscales como parte de las medidas para recuperar la confianza", aseguró.

"En esencia, el camino a la sostenibilidad de mediano plazo pasa por unas acciones inmediatas y decisivas en cuanto a la reformas estructurales y estabilidad financiera", expresó Rehn.

"Para España, la clave para reforzar la confianza es abordar los retos fiscales y financieros inmediatos, especialmente los problemas de las cajas de ahorro y del gasto de los gobiernos regionales, así como seguir adelante con las reformas estructurales con plena determinación", agregó Rehn.