Ginebra. La inversión extranjera directa mundial (IED) se está desacelerando fuertemente en la segunda mitad del 2011, afectada sobre todo por una baja en los proyectos de fusiones y adquisiciones, tras un inicio de año relativamente optimista, según un reporte de Naciones Unidas.

"El repentino empeoramiento de la crisis en Europa y Estados Unidos en la segunda mitad del 2011 truncó el crecimiento de operaciones de fusiones y adquisiciones entre países y podría obstaculizar el entusiasmo por grandes adquisiciones en el último trimestre del año", indicó un estudio de la Unctad publicado este martes.

La Unctad es la agencia de la ONU para el comercio y el desarrollo.

La IED global creció un 5% el año pasado hasta los US$1,24 billones, y la agencia de la ONU esperaba que llegue a entre US$1,4 y US$1,6 billones este año. Ahora, se espera que el total del 2011 esté en el piso de ese rango.

En la primera mitad del 2011, los flujos de IED fueron un 32% más altos que en el mismo período del año anterior, pero ese ritmo no logró mantenerse en el tercer trimestre, cuando los flujos cayeron en un tercio respecto del 2010, según cálculos de Reuters basados en datos de la Uncatd.

Pese a la desaceleración en las fusiones y adquisiciones, el valor de los acuerdos alcanzados durante el tercer trimestre fue el más alto desde inicios del 2009, pero el impulso se desaceleró y los riesgos se intensificaron, indicó el reporte.

Pese a la desaceleración en las fusiones y adquisiciones, el valor de los acuerdos alcanzados durante el tercer trimestre fue el más alto desde inicios del 2009, pero el impulso se desaceleró y los riesgos se intensificaron, indicó el reporte.

"Una fuerte desaceleración en los anuncios de fusiones y adquisiciones internacionales durante la primera mitad del 2011 sugiere que las inversiones empresariales podrían seguir bajando durante el resto del año", indicó.

Durante los primeros meses del año, las caídas en las fusiones y adquisiciones fueron compensadas por las fuertes inversiones en proyectos, el otro principal motor de las inversiones.

Pero estas inversiones también sufrieron un desplome en el tercer trimestre del 2011. Pese a que la cifra podría ser revisada al alza, la estimación preliminar muestra que será la más baja desde el segundo trimestre del 2005.

A diferencia de las fusiones y adquisiciones internacionales, donde una compañía se expande al comprar una empresa rival en el exterior, las inversiones de desarrollo involucran crear una nueva operación en el exterior, quizás como forma de abrir nuevos mercados o lograr acceso a una producción relativamente barata.

Las cifras generales sobre la inversión en la primera mitad del 2011 muestran un fuerte contraste entre las economías Brics, que mantuvieron e incluso aumentaron el valor de sus inversiones, y algunas de los países desarrollados más ricos.

Los flujos hacia India treparon desde los US$12.300 millones en la primera mitad del 2010 hasta los US$17.800 millones en los primeros seis meses del 2011, mientras que los de Sudáfrica crecieron más de cuatro veces hasta US$2.500 millones.

Las inversiones en China crecieron en unos US$10.000 millones hasta llegar a los US$61.000 millones y Rusia disfrutó un aumento de US$4.000 millones hasta los US$23.400 millones.

Brasil, que vio triplicarse el ingreso por inversiones directas hasta los US$36.000 millones entre la primera y la segunda mitad del 2010, mantuvo la mayoría de sus ganancias en la primera mitad del 2011, con flujos por US$33.000 millones.

En tanto, los flujos de inversión hacia Alemania disminuyeron hasta llegar a US$7.000 millones desde los US$22.000 millones el año previo, y los flujos hacia Estados Unidos cayeron un 11% hasta los US$74.300 millones, tras tocar los US$145.100 millones en la segunda mitad del 2010.