Ginebra. La reforma tributaria del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, podría llevar de vuelta al país casi US$2 billones en la medida en que empresas estadounidenses repatrien dinero desde filiales extranjeras, dijo este lunes la ONU en un informe.

Poner fin a los incentivos para acumular dinero en el exterior podría producir un efecto de estímulo en Estados Unidos y Trump ha atribuido a la reforma tributaria un millonario plan de inversiones de Apple.

"Ahora es el momento perfecto para traer sus negocios, sus empleos y sus inversores a Estados Unidos de Norteamérica", dijo Trump en el Foro Económico de Davos el mes pasado.

La reforma pone fin a un sistema en que las empresas aplazaban el pago de impuestos sobre ganancias en el exterior hasta que los fondos fueran repatriados. En cambio, trata esas utilidades como si fueran repatriadas, con una tasa de un 8% para los activos que no son dinero y un tributo de un 15,5% sobre el efectivo.

"Se espera que esta medida tenga un impacto significativo e inmediato en los patrones de inversión globales", sostuvo el reporte de la agencia de comercio y desarrollo de la ONU, UNCTAD.

Las grandes empresas esperaban hacía tiempo una exención tributaria como esa tras una de 2005 que llevó de vuelta al país US$300.000 millones, según el reporte.

Desde entonces, las ganancias estadounidenses retenidas en el exterior han subido a US$3,2 billones, la mitad de las inversiones extranjeras directas de propiedad de Estados Unidos, con unos US$2 billones en dinero en efectivo.

Pero a diferencia de 2005, las empresas no están obligadas a repatriar los fondos.