Santiago. El ex ministro de Hacienda, Felipe Larraín, a nombre de la oposición de derecha volvió a apuntar a las reformas propuestas por la administración de centroizquierda de Michelle Bachelet como la causa de la desaceleración económica.

"Si vamos a resolver la incertidumbre y nos vamos a quedar con malas políticas, vamos a quedarnos con un tremendo problema. La economía se está afectando por la incertidumbre y por las malas políticas, como el caso de la reforma tributaria", dijo Larraín al intervenir en un seminario en Santiago.

El ex jefe de Finanzas del anterior gobierno conservador de Sebastián Piñera agregó que "la idea de que la desaceleración del crecimiento viene de afuera no se condice con las cifras".

En esa línea, destacó las buenas perspectivas de crecimiento para Estados Unidos y China.

Chile atraviesa un proceso de desaceleración de su economía, lo que se ha traducido en una constante corrección a la baja de su expectativa de crecimiento, desde un optimismo inicial de 5 por ciento en diciembre de 2013 a una cifra en torno al 2%, estimado el mes pasado.

"Yo lo llamo un frenazo, porque no hay otro término que aplicarle a una economía que no está creciendo ni al 2%, y que desde comienzos de año ha perdido 140.000 empleos", señaló el político.

El ex funcionario proyectó que el próximo año la economía local "con dificultad" crecerá en torno al 3%. También estimó que el precio del cobre no se va a recuperar.

"Hay que acostumbrarse a un cobre cercano a los US$3 (la libra)", resaltó Larraín, sobre el principal producto de exportación del país.

En tanto, reconoció que los productos agropecuarios tienen un buen escenario para desarrollarse, producto del positivo panorama externo.