Lisboa. El déficit presupuestario y la deuda pública de Portugal son más altos de lo que reconoce el gobierno, que está tratando de recuperar la confianza de los inversores en medio de una crisis de deuda, dijo este domingo el líder del principal partido opositor.

Pedro Passos Coelho indicó en una reunión de su grupo político, el Partido Social Demócrata, que elementos como la deuda de las compañías estatales no estaban incluidos en la deuda pública general, que el gobierno establece en el 82% del Producto Interno Bruto (PIB) este año.

El político dijo que la deuda pública total "verdadera" estaba situada en el 112% del PIB, mientras que el déficit presupuestario debería estar en el 9,5% del PIB, por encima del objetivo del gobierno socialista de minoría del 7,3% para el final de 2010.

"El Estado durante muchos años ha estado retirando del presupuesto una serie de actividades, lo que hace que parte de nuestras cifras sean ficticias", dijo en unas declaraciones emitidas por televisión.

Funcionarios del gobierno no estuvieron disponibles inmediatamente para realizar comentarios. Previamente negaron acusaciones del mismo calibre realizadas por partidos políticos de menor envergadura, diciendo que los datos estadísticos y presupuestarios eran supervisados regularmente por Bruselas.

Esta semana, Passos Coelho confirmó el compromiso de su partido de permitir que el gobierno apruebe un presupuesto de austeridad en una votación definitiva en el Congreso el 26 de noviembre, añadiendo que esperaba que la luz verde ayudara al sentimiento inversor, luego que la prima de riesgo de la deuda portuguesa alcanzara máximos históricos este mes.

Los inversores consideran a Portugal el próximo eslabón débil de la zona euro después de Irlanda y otro candidato potencial para un rescate al estilo griego.

El gobierno ha negado que tenga planes de solicitar ayuda exterior y dijo que la situación de Portugal era muy diferente de la irlandesa, ya que el déficit y la deuda lusa son menores, mientras que sus bancos no afrontan los mismos problemas.

La deuda pública irlandesa está proyectada en alrededor del 100% del PIB y el déficit fiscal subyacente está cerca del 12%.

Portugal pretende recortar su déficit presupuestario al 4,6 del PIB el próximo año y ha previsto dolorosos recortes del gasto y alzas de impuestos para ahuyentar los temores de los inversores.