Nueva York/Londres. El oro escaló este lunes más de 2% a un récord de más de US$1.900 la onza, debido a las expectativa de una nueva ronda de alivio monetario, lo que elevó el atractivo del lingote como refugio contra la inflación.

El oro al contado subió 1,6%, a US$1.889,29 la onza la tarde de este lunes, después de alcanzar su mayor alza semanal desde febrero del 2009. El oro es uno de los activos de mejor desempeño este año, tras subir hasta ahora 33%.

Los futuros del oro en Estados Unidos terminaron con un alza de US$39,70, a US$1.891,90 la onza. Después del cierre, el contrato subió 2,5% a un nuevo máximo histórico de US$1.900,8.

El alza del oro por seis sesiones consecutivas se produjo luego de que Wall Street perdió sus tempranas ganancias.

El presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos, Ben Bernanke, dará un discurso este viernes en una junta anual de bancos centrales en Jackson Hole, Wyoming, que será seguido de cerca por el mercado para detectar cualquier señal en la dirección de la política monetaria de la Fed

Analistas dijeron que un tercer alivio cuantitativo daría apoyo limitado al oro, debido a que la Fed ya dijo que mantendría bajas las tasas de interés hasta el 2013. El lingote podría caer tras subir 6% en las últimas tres sesiones y unos US$400 desde julio.

Los inversores han recurrido al metal precioso como refugio de la crisis de deuda de la zona euro, la débil economía estadounidense y la volatilidad de los mercados cambiarios. No obstante, los analistas temen que una escalada de casi 15% en agosto haya sido exagerada.

El oro se ha beneficiado de la política monetaria estadounidense ultraflexible de los últimos años, con sucesivas rondas de alivio cuantitativo -que se traduce en impresión de dinero-, que han debilitado al dólar y manteniendo las tasas de interés bajas.

La plata subió 1,4%, a US$43,44 la onza.

El platino trepó 1,5%, a US$1.898,13 la onza, tras haber alcanzado su mayor nivel desde julio del 2008.

El paladio avanzó 2,1%, a US$760,47 la onza.