Londres. El oro se negociaba en general estable el jueves, respaldado por las expectativas de que las tasas de interés de Estados Unidos continuarán bajas y también por el nerviosismo del mercado financiero.

El oro al contado se negociaba a US$1.233,95 la onza a las 1034 GMT, comparado con US$1.235,20 este miércoles en Nueva York. Los futuros del oro estadounidense para agosto se negociaban a US$1.235,20.

Después de marcar un récord de US$1.264,90 al inicio de esta semana, los precios han tenido dificultades para obtener un impulso mayor, dejando al mercado vulnerable a recaídas de corto plazo.

El oro también pareciera estar recuperando su tradicional correlación inversa con el dólar.

Este miércoles, la Reserva Federal reconoció un débil ritmo de recuperación económica en Estados Unidos, al renovar su promesa de tasas de interés excepcionalmente bajas por un período extenso.

"Las tasas de interés bajas en general son una buena noticia para los metales preciosos. Creemos que la Fed y el BCE (Banco Central Europeo) seguirán sin cambios por algún tiempo debido a los problemas de la deuda europea", dijo Tobias Merath, analista de Credit Suisse.

Las preocupaciones acerca de la deuda soberana europea seguían en el radar de los inversores. El costo de proteger la deuda gubernamental griega del incumplimiento de pagos llegó a un nuevo récord.

Analistas técnicos eran optimistas sobre la capacidad del mercado del oro para llegar a nuevos máximos, pese a la actual falta de impulso.

"El oro al contado mantiene un objetivo de 1.300 dólares (...) 1.308,02 dólares es otro objetivo al alza en camino hacia el área de resistencia más significativa de 1.350/1.392,70 dólares", dijo Commerzbank en un informe a los clientes.

En otros metales preciosos, el platino estaba presionado a US$1.546,00 por onza desde US$1.566,00 el miércoles, el paladio caía a US$466,60 desde US$471,00 y la plata se negociaba plana a US$18,45.