Washington. Los ministros de Finanzas y los banqueros centrales de las 20 economías más grandes del mundo (G-20) acordaron este lunes desarrollar un "plan de acción" para responder a la pandemia de coronavirus que el FMI ahora espera provoque una recesión mundial, pero no entregaron detalles.

La secretaría del G-20 emitió un comunicado después de que los funcionarios se coordinaron en una videoconferencia que se prolongó por casi dos horas, buscando frenar la creciente crítica de que han sido lentos en responder a la crisis.

Los líderes del G-20 se reunirán en los próximos días en una cumbre virtual de emergencia, a medida que el virus continúa con su rápida propagación, con 337.500 personas infectadas en todo el mundo y más de 14.600 muertes.

La cumbre convocada por Arabia Saudita -que preside el grupo este año- se verá complicada por una guerra de precios del petróleo entre el reino y Rusia, y las disputas entre Estados Unidos y China por el origen del virus.

Mnuchin comentó que Estados Unidos trabajaba estrechamente con los países del G-20, el Grupo de los Siete (G-7), el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial para responder a la crisis.

El secretario del Tesoro de Estados Unidos, Steven Mnuchin, dijo a Fox News que sus pares acordaron tomar medidas para respaldar sus propias economías y coordinar a nivel internacional según sea necesario. Pero no entregó detalles.

Funcionarios en Japón y Argentina emitieron sus propios comunicados pidiendo una acción más decisiva, mientras que expertos externos afirmaron que se necesitaban de manera urgente medidas específicas y no las amplias garantías ofrecidas por el G-20 hasta ahora.

Mnuchin comentó que Estados Unidos trabajaba estrechamente con los países del G-20, el Grupo de los Siete (G-7), el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial para responder a la crisis.

"Este es un esfuerzo de equipo para matar este virus y proporcionar alivio económico", añadió Mnuchin, quien al mismo tiempo está luchando para conseguir el respaldo del Congreso de su país para un paquete de rescate cercano a los US$2 billones.

La Reserva Federal anunció este lunes un enorme paquete de programas para respaldar la economía estadounidense, incluyendo medidas para apoyar compras de bonos corporativos, prestar directamente a las firmas y dar créditos a pequeñas y medianas empresas que emplean más de la mitad de la fuerza laboral del país.

Mientras, el FMI y el Banco Mundial pronosticaron que la pandemia generaría una recesión mundial en 2020 y redoblaron sus pedidos para una respuesta global. La jefa del FMI, Kristalina Georgieva, saludó las medidas fiscales y monetarias ya tomadas por los países, pero dijo que se necesitaría más, especialmente en el aspecto fiscal.

"Los costos fiscales de la pandemia del coronavirus ya son inconmensurables y todos los países necesitan trabajar juntos para proteger a las personas y limitar el daño económico", afirmó en un comunicado.

Los ministros de Finanzas del G-7, en tanto, sostendrán una conferencia temprano el martes, según una fuente familiarizada con el tema. Japón, miembro del G-7, expresó un profundo temor sobre el impacto del coronavirus e instó a los miembros del G-20 a actuar "sin dudarlo y de manera oportuna".

Argentina, cuya deuda fue denominada como insostenible por el FMI, advirtió a los socios del G-20 que deben actuar de manera decisiva para "evitar un colapso social" a medida que el coronavirus se propaga.