Panamá cerró el año recién pasado con una inflación de 3,5%. La cifra que representó un aumento de más de un punto porcentual con respecto al año previo, estuvo asociado en gran parte a la subida de precios durante la época navideña, y al costo del transporte causado por las fluctuaciones en el mercado mundial de los hidrocarburos.

El Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) dijo que el alza mayor se produjo en el transporte a consecuencia de los altos precios del petróleo que sólo en diciembre pasado promedió US$89,04 por barril en el continente, 41% más que en 2009.

El gobierno había previsto a inicios del año que la inflación cerraría en 3,5% debido al panorama mundial, ya que sólo en diciembre cuando “suelen aumentar un poco más los precios” hubo un repunte de 0,62% como resultado de las compras de fin de año, mientras que en los meses previos fue 0,08%.

Los analistas del MEF, señalaron que el alza del costo de vida fue más evidente en los distritos de Panamá y San Miguelito con un 3.7%, frente al resto del país que fue de 2.2%.

Las autoridades explicaron que las cifras de diciembre contemplan los efectos prolongados e inusuales de las lluvias registradas durante ese mes en el país, lo que produjo un aumento del 18.8% en los precios de las legumbres frescas en Panamá y San Miguelito, y del 22% en el resto del territorio nacional.

Por su parte, los derivados líquidos del petróleo subieron 17.5% y 17%, de forma respectiva en ambas regiones.

Históricamente Panamá, que utiliza el dólar como moneda de curso legal, ha registrado una inflación cercana al 1%, pero en los últimos años durante la crisis global el índice de precios fue al alza.

El gobierno dijo que es una inflación importada, la cual se deriva en gran parte por las fluctuaciones en los precios del petróleo y sus derivados, lo que aumenta los costos de producción.