Panamá. Panamá presentó ante la Organización Mundial del Comercio (OMC) una “nota de protesta” contra la decisión de Venezuela de restringir el intercambio comercial entre los dos países, luego de que el presidente, Nicolás Maduro anunciara el rompimiento de relaciones diplomáticas, políticas y económicas con la nación canalera a principios de mes.

El ministro de Comercio e Industrias, Ricardo Quijano dijo este martes que Panamá no ha decidido todavía si podría imponer medidas de retorsión similares contra Venezuela, pero destacó: "dentro de la OMC hemos puesto unas notas de protesta sobre lo que se está dando. Estamos esperando a ver si tenemos más noticias de Venezuela, para entonces actuar de acuerdo a lo que vaya sucediendo”.

Fuentes del gobierno dijeron que la decisión de Venezuela de impedir el ingreso de productos procedentes de Panamá es una “medida discriminatoria”. Aún peor, según las autoridades, varias semanas después de anunciada la medida, el país todavía no ha sido notificado de manera oficial, lo que justifica, a su entender, la nota de protesta que enviaron a la OMC.

Por otro lado, Quijano dijo que en cuanto a la deuda que tienen empresarios venezolanos con la Zona Libre de Colón (ZLC) si bien se trata de un tema privado, del que el gobierno trata de mantenerse al margen, es preocupante que el presidente Maduro lo haya querido hacer político al insultar al presidente Ricardo Martinelli.

“Realmente pienso que empresarios venezolanos y panameños se deben estar poniendo de acuerdo y espero que haya la disposición del gobierno venezolano de dar la facilidad de los dólares para que puedan pagar la deuda”, agregó el funcionario.

El presidente Maduro anunció en los últimos días que Venezuela pagará toda la deuda que tiene con la ZLC pero que negociará en forma directa con las compañías afectadas, y no con el gobierno.

No existe un dato preciso de a cuánto asciende la deuda total, aunque fuentes oficiales y empresariales calculan que podría oscilar entre los $500 millones y los $2,000 millones. El gobierno venezolano insiste, por su parte, en que el monto “ha sido inflado”.

Maduro anunció el rompimiento de relaciones diplomáticas y comerciales con el país centroamericano a principios de marzo, luego que el gobierno panameño propusiera a la Organización de Estados Americanos una reunión de cancilleres del continente para evaluar la crisis venezolana que ya ha dejado alrededor de 30 muertos y centenares de heridos.

En ese momento, el presidente venezolano señaló que la propuesta era, en realidad, una conspiración para justificar una intervención de su país, y llamó a Martinelli “lacayo de Estados Unidos” y "cobarde", al tiempo que le exigió disculparse con los venezolanos.

El mandatario panameño, por su parte, calificó de "inmaduro" a su homólogo y aseguró que quien debería pedir disculpas es él por los insultos que le propinó en varias ocasiones.